• Ediciones Impresas
  • Expos
  • Suscríbete

¿Existen realmente las grasas multipropósito?

Lubricación industrial
Gerardo Trujillo C..
Enero 17, 2024
Font size:
Imprimir

Ya sea por simplicidad, estandarización o por simple desconocimiento, la industria ha venido utilizando grasas multipropósito desde hace décadas para proteger componentes de sus máquinas con requerimientos de lubricación diferentes. En muchos casos, esto no tiene grandes consecuencias (aparentemente), mientras que en otros es la causa de fallas continuas y pérdidas importantes en la confiabilidad de las plantas.

No es mi objetivo aquí buscar la causa de esto, sino tratar de proporcionar un poco de luz para mejorar sus prácticas de lubricación y la confiabilidad de sus máquinas. Empezaré por aclarar que cada componente a lubricar con grasa tiene diferentes requerimientos en función del tipo de rodamiento, sus dimensiones, velocidad de operación, clima, ambiente de operación, posición y temperatura. Estos factores son utilizados para determinar el tipo de aceite base que debe ir dentro de la formulación de la grasa y especialmente su viscosidad.

 

Altas revoluciones

 

Los rodamientos en bajas revoluciones, altas cargas y temperaturas requieren de una grasa con aceite de alta viscosidad, mientras que los rodamientos de altas revoluciones, bajas cargas y temperaturas deben contener un aceite de baja viscosidad. Los que utilizan una grasa multipropósito asumen que todos sus rodamientos trabajan en el punto medio (promedio), lo que significa que los que están por debajo de ese supuesto, se lubricarán por arriba de su requerimiento y los que están en la parte superior en un punto por debajo. El trabajo del ingeniero de lubricación es calcular en base a estas variables para encontrar la viscosidad de película lubricante ideal para proteger a los rodamientos y al mismo tiempo optimizar el consumo de energía.

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. Un rodamiento que se lubrica con una grasa que tiene un aceite más viscoso de lo que requiere, estará generando fricción fluida adicional que se convertirá en calor y que consumirá más energía de la necesaria. Una grasa que tiene un lubricante con una viscosidad menor a la requerida por el rodamiento, generará fricción mecánica y se dañará más rápido (y también consumirá más energía por efecto de la fricción mecánica). De acuerdo con estudios del EPRI (Electric Power Research Institute), 95% de los motores eléctricos fallan prematuramente y de ellos 53% se deben a falla de los rodamientos. Adicionalmente se estima que la selección y aplicación incorrecta de lubricantes consume hasta 8% más energía. 

 

La vida del motor

 

Después de leer esto, ¿Todavía crees que usar grasas multipropósito es lo adecuado? Pues te tengo algo más. Cuando usas esta grasa para lubricar un motor eléctrico nuevo (re-engrase) estás poniendo una grasa con un espesante diferente a la grasa con la que los motores ya vienen lubricados (que generalmente es una especial para rodamientos de motores eléctricos a base de poliurea) y que no son compatibles. Eso degradará la grasa y en muchas ocasiones se hará líquida entrando a los devanados del motor. Cuando esto ocurre, la vida del motor será mucho (pero mucho) menor.

Te invito a mejorar tus prácticas de engrase y te aseguro que lograrás muchos beneficios. Comienza por la selección adecuada del tipo de lubricante (grasa), el método de aplicación, el cálculo de la cantidad y la frecuencia y entonces entrena a tus técnicos en la manera correcta de aplicar. La lubricación de precisión es la clave para conseguir una máquina confiable (y ahorrar energía).

Descubre las últimas novedades de la industria en nuestra edición impresa, disponible en formato digital.

Ver todas las ediciones