Advertising

Nuevo León

De recepción a gerencia: así ascendió esta líder disruptiva

Por Alan Gutiérrez. Agosto 2022

A finales del 2001, durante una de las crisis económicas de Colombia, Aida Benavides acudió cada semana a las instalaciones de Festo en Colombia. Durante un mes, tomó charlas de actualización tecnológica con el objetivo de ampliar sus conocimientos. 

En sus visitas, conoció y formó una conexión con la recepcionista de la empresa. Cuando la trabajadora le informó sobre su deseo de renunciar, Aida le pidió que la recomendara. 

"No fue claro para ella porque sabía que yo ya había terminado mi licenciatura en diseño industrial; le dije que en ningún lado me iban a recibir como gerente, que necesitaba el trabajo y que me dieran la oportunidad de presentar mi hoja de vida".

Después de varias reacciones similares por parte de los receptores de la solicitud, obtuvo el trabajo en enero de 2001. En cada oportunidad y desde el inicio, se capacitó a través de cursos técnicos y pláticas con los encargados de las áreas. Así aprendió sobre el mundo de la automatización e inició a hacer propuestas, lo que la llevó a escalar en la organización.

Durante su carrera en Festo se desempeñó como recepcionista, asistente de mercadeo, asistente comercial, coordinadora de publicidad y eventos y asesora de ventas en el área de sistemas de enseñanza. 

Durante una pausa en la compañía, trabajó como profesora de cátedra en algunas universidades y en la creación de un programa de mecatrónica. Unos años después, regresó a la compañía, donde fue jefa de didáctica para Colombia y, actualmente, de México.  

Aida Benavides es una líder que lleva el ADN de la disrupción. Mencionó que atravesó dificultades desde la adolescencia, ya que no cumplía con las normas sociales. 

“He tenido que romper con los paradigmas que tiene la familia, amigos y el mundo cercano. Todo mundo espera algo de uno como profesional, y cuando se toman decisiones diferentes, juzgan si son equivocadas, si estás bajando tu perfil o que no te preparaste para la vida y tomar decisiones en cierto tipo de empleos”.

Por su historia de vida, uno de los aprendizajes principales ha sido el respeto para cualquier tipo de actividad que realice una persona, independientemente de su título profesional; además de la importancia de la actitud personal para la formación, adquisición de conocimientos y el entendimiento de la dinámica laboral para obtener resultados.

En lo familiar, busca ser un ejemplo para su hijo e inculcarle que todo lo que haga sea para dejar su huella en el mundo.

“Ha sido un crecimiento natural que es parte de hacer las cosas bien, con decisión, y con la voluntad de que uno sí puede; de que si la misma sociedad te permitiera creer en lo que planteas, los resultados podrían ser incluso mejores”. 

Su mantra de vida es poniéndole color a la vida. “En el pasado, pensaba que mi vida era blanco y negro, sin matices. En el momento en que empecé a vivir con decisión propia, a marcar el rumbo de mi camino, decidí que no me iban a volver a borrar la sonrisa nunca, y que todo tiene color”. 

Para finalizar, mencionó que "los puntos se unen en el tiempo, y sólo hasta que entiendes la relación entre ellos sabes por qué los tuviste que vivir. No son cosas malas ni buenas, sino rutas que te llevaron a que hoy en día estés donde estás".

Advertising

Ediciones Impresas