Advertising

Tamaulipas

Equipo médico  Manufactura 

Erika de Reynosa expande su planta de operaciones

Por Anayancy Ulloa Luna. Septiembre 2021

Tamaulipas es sinónimo de confianza para empresas que continúan con la expansión de sus operaciones

 

Con una inversión de más de nueve millones de dólares, la empresa Erika de Reynosa Norte inauguró dos plantas de operación que abarcan 159,800 pies cuadrados. Se trata de los edificios 3 y 4, con los que generará 1,200 nuevas fuentes de empleo.

La empresa tiene potencial de crecimiento, tanto en instalación, ya que cuentan con tierra disponible, como dentro de los propios edificios. Este nuevo espacio cuenta con un cuarto limpio con características de un quirófano, área de almacén y embarque.

Erika de Reynosa tiene 32 años de presencia en Reynosa, Tamaulipas, y con esta expansión dan inicio a una nueva operación que permitirá el abasto de materias primas para los productos de Fresenius Reynosa. 

Cabe mencionar que esta planta de operaciones es considerada la más grande y la de mayor calidad en la mano de obra de todas las plantas de la compañía.

Erika de Reynosa está dedicada al desarrollo de tecnología para el tratamiento de pacientes con insuficiencia renal crónica.

"La mano de obra calificada que tenemos en Reynosa ha demostrado tener un alto nivel de calidad y de compromiso para sostener la vida de miles de pacientes con insuficiencia renal en todo el mundo", señaló Jesús González Romero, director senior de Manufactura.

Por su parte, Steve Buchanan, vicepresidente de recursos humanos de GMQS Región Américas, enfatizó el valor que aporta Erika de Reynosa al corporativo Fresenius Medical Care.

"Nuestros pacientes solamente viven y prosperan si les proporcionamos productos de la más alta calidad, y a lo largo de los años hemos podido contar con los empleados de Reynosa para entregar productos de alta calidad y, por ello, estamos muy agradecidos y orgullosos", dijo Buchanan. 

Agregó que tienen confianza de continuar avanzando con esta planta y su operación, pero sobre todo con la gente de Reynosa.

“Estamos orgullosos de esta inversión y esperamos continuar incrementándola en esta ciudad”, añadió.

 

CRECIMIENTO CONSTANTE

La compañía inició en 1988 siendo un área de empaque de kits que contenían lo que es conocido como curitas o banditas, hasta jeringas. Posteriormente, en 1991 inició la transición de McAllen, Texas, a Reynosa para empezar con el ensamble.

Para 1996 se transfirió producto de peritoneal desde Utah, EE.UU.; actualmente, hay un crecimiento en la fabricación de este componente. 

Al respecto, Jesús González Romero sostuvo que habrá más productos nuevos en esta planta. 

Tras el cierre de la instalación de McAllen en 1998, se transfirieron a Reynosa las áreas de moldeo, fusión, plásticos y ensamble.

“Para asegurar la calidad y seguridad de los bienes a nuestros clientes, los productos que se realizan en la planta de Reynosa están certificados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU.”, explicó González.

Se realizaron varias las transferencias de plantas de Estados Unidos a Reynosa, y la intregración de nuevas áreas a la empresa, como la fabricación de plástico en el 2007, de esta manera procesan la resina para los diversos tipos de manufactura en plástico.

En el 2018 se dio la expansión de un cuarto limpio, esto ha permitido la continuidad en el crecimiento de sus empleados. 

El año pasado, a raíz del inicio de la pandemia por el Covid-19, la empresa implementó diversas estrategias que permitieran continuar con la producción, pero garantizando la seguridad y salud en el trabajo de sus empleados; esto les hizo acreedores de un certificado por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como “Empresa Sana”.

 

SU HISTORIA

En 1991, esta planta inició operaciones en Reynosa, tan solo comprendía el área de manufactura que ocupaba 10,000 pies cuadrados, 10 líneas de producción y 250 empleados. 

Hoy en día –30 años después de su inicio–, la empresa cuenta con una plantilla laboral de 4,000 personas en diferentes turnos, 20 líneas de manufactura y continúan creciendo.

La planta en Reynosa enfoca su producción en la manufactura de equipo para diálisis, área de peritoneo y área de hemodiálisis. Son todas las mangueras que se utilizan para extraer la sangre y regresarla ya purificada. 

Erika de Reynosa es la fábrica más grande a nivel mundial de la compañía Fresenius Medical Care. 

Cuenta con más de 60 ubicaciones en Latinoamérica, Europa, Siria, Turquía, y es en este último país en donde realiza un producto similar al manufacturado en Reynosa.

 

LA IMPORTANCIA DE SUS PRODUCTOS

Para entender la magnitud de importancia que tiene el producto que se manufactura en esta planta, de ella sale el 99% del requerimiento de EE.UU. 

En cuestión de modelos de producto, en Erika de Reynosa cuentan con 30 distintos tipos y en cifras de producción, millones.

Tan solo en 2019, el cierre en su producción tuvo un diferencial de cuatro millones en volumen, mientras que el crecimiento en el 2020 fue superior.

“Cualquier situación crítica donde el cuerpo entra en shock puede generar que el riñón se paralice, es por eso que los pacientes tienen que ser dializados y nuestro producto está enfocado a facilitar esa función. Nuestros productos son esenciales, ya que si no se dializan se puede desencadenar un fallecimiento del paciente”, explicó Jesús González.

 

NUEVOS PROYECTOS

Hace 30 años, el corporativo encontró distintas ventajas para establecerse en esta ciudad; además, la colaboración con el estado de Tamaulipas ha sido buena.

Al inicio se contempló ubicar solamente un área de empaque; sin embargo, se vio una la oportunidad y la mano de obra era por demás calificada en esta zona, lo que hizo que se empezaran a traer líneas de ensamble.

“Continuamos con la colaboración con gobierno de Tamaulipas para otras oportunidades de crecimiento. Todo exige un riesgo, pero sabemos que algunos son mitigados; es por eso que estoy negociando para traernos más productos y abrir otra planta para generar esos 1,000 empleos”, aseguró Jesús González.

Manifestó que en la planta de Reynosa hay mucho talento humano, el personal es consciente de lo que hace, y esto es un valor agregado, ya que la calidad es importante para el producto.

“El corporativo continúa apostando por Reynosa, sigue teniendo fe en seguir teniendo la colaboración con esta ciudad y sobre todo con Tamaulipas. Erika de Reynosa es la casa de 4,000 personas y seguimos creciendo. De un periodo de un año y medio a la fecha, 800 personas más que se unieron al equipo de trabajo de esta compañía”, concluyó el director general de Erika de Reynosa.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas