Advertising

Estado de México/Puebla

Automotriz 

JSP, la empresa aliada del sector automotriz

Por Israel Molina. Agosto 2021

JSP es una empresa japonesa que inició operaciones en México en 1997. Reconocida como compañía global, tiene presencia en todo el mundo enfocándose en la fortaleza regional. Aunque la tecnología es la misma, los materiales son locales, propios del continente donde se encuentra establecida la planta.

JSP México, ubicada en Toluca, Estado de México, se dedica a la elaboración de espumas plásticas llamadas poliproprileno expandido de marca ARPRO y también polietireno expandido con nombre de marca ARPAK. Estos dos son materiales muy reciclables.

Tienen diversas aplicaciones, sin embargo, el sector automotriz es el principal consumidor, principalmente para los bompers, protecciones de impacto laterales, porta herramientas, refuerzos de paneles e instrumentos, retrovisores, canales de aire acondicionado, el alma del asiento, almas de respaldo de asientos. Parte de niveladores de cajuela, asientos de protección para niños, Consolas y también protectores de impacto para la cabeza, descansa cabeza, entre otros. 

Así como también otras aplicaciones no automotrices como en empaque, carcasas para aire acondicionado, cascos, entre otras. 

Ramiro Escobedo, director general de JSP en México, comentó que “al ser una espuma plástica, es muy ligera, en los autos lo que se busca es que estos sean ligeros y que se reduzca peso. Siempre con fuerza estructural y muy resistente, nuestras espumas sirven también como aislante térmico y acústico. Además, flota para aplicaciones marítimas. Es 100% reciclable”.

Decidieron instalarse en el Estado de México por el abastecimiento de agua y posición geográfica privilegiada. Cuando comenzaron, sus clientes principales eran Nissan, Ford y GM, por mencionar algunos. Al final de cuentas ha ido creciendo la entidad con conexiones carreteras. No venden directamente a las armadoras, son una empresa que surte a proveedores de la industria automotriz. 

“No exportamos directamente porque sería muy difícil y muy caro, por eso nos concentramos solo en clientes en México que proveen a armadoras. Hay plantas de JSP que surten a empresas locales en otros países y continentes”, agregó Escobedo. 

Otra de las aplicaciones son empaques reusables, dunnage, charolas aplicables, que sirven para guardar partes automotrices y enviar de proveedor a armadora las piezas a ensamblar para que no se maltrate. Son cajas que no pesan, muy fáciles de manipular, tienen la forma de la pieza y se puede apilar. 

“El empaque va rotando entre armadora y proveedor. Cuando el cliente requiere otro molde, reciclamos y nos hacemos cargo de la vida del producto”, explicó. 

 

 

INNOVACIÓN Y CRECIMIENTO CONSTANTE

La planta en el Estado de México destaca como la de mayor crecimiento junto con las de China. Del 2010 al 2018, esta fábrica registró un crecimiento anual de entre el 15 y 20 por ciento.

“Estamos innovando en aplicaciones. Acabamos de sacar un empaque nuevo con material ARPRO con retardante de flama que en caso de un incendio detiene el fuego y tarda mucho tiempo en prender, protegiendo la pieza o el material guardado. Igual estamos elaborando placas que el cliente en vez de moldear, la corta y la maquila de acuerdo con su necesidad”. 

El directivo indicó que abarcan más del 80% del mercado mexicano por ser un material muy flexible y que JSP ayuda en el diseño de las aplicaciones para hacer trajes a la medida de acuerdo con las necesidades o requerimientos de cada cliente.

“En general vienen tiempos muy buenos, hay empresas específicas que tienen aplicaciones que dependen del motor de combustión y en un tiempo empezará a reducir su mercado y las de baterías y energía crecerán. Fuera de eso, la industria automotriz tiene un momento bueno y lo seguirá teniendo, no creo que lleguemos a los volúmenes de 2017 que se produjeron más coches, ya no se abrirán armadoras, las actuales pondrán nuevos turnos y modelos de trabajo”, refirió Escobedo. 

 

 

RESILIENTE ANTE EL COVID-19

María Elena Berthoud, gerente de recursos humanos, informó que desde el inicio de la pandemia se formó un comité con gerentes de área, seguridad y recursos humanos. Implementaron lo que indicaba el IMSS sobre barreras, cubrebocas, cuestionarios de síntomas, conciencia para reportar cualquier síntoma y eso los ayudó a contener la pandemia dentro de la empresa.

“En JSP colaboran 75 personas, 52 sindicalizados, 19 empleados y cuatro gerentes. Ha sido difícil últimamente la contratación de personal, pues tenemos mucha demanda en mano de obra, tenemos una antigüedad de 9.77 y operadores que están desde el inicio de la compañía y son muy profesionales, por ejemplo, durante la pandemia cuando se les necesitaba, iban, son muy adaptables a su rol de turnos, medidas y comprometidos con la empresa. Llevo 19 años aquí y en la pandemia nos dimos cuenta que la empresa es muy justa, se preocupa mucho por los trabajadores, aunque paramos operaciones nunca nos dejó de pagar ni nos redujeron el salario, siempre vio por nuestro bienestar”, contó.

Asimismo, Rafael Loyo, director comercial, comentó que por la pandemia el tiempo ha sido difícil, pues sufrieron retrasos de proyectos bastante fuertes, pero afortunadamente no se han perdido. 

“El sector sigue siendo uno de los más importantes en el país y sigue con tendencia positiva. Eso nos permitió que en el segundo semestre del 2020 reactiváramos todos los proyectos automotrices y pudiéramos surtir en la parte de empaques y en materia prima cerramos el año bastante digno”, declaró.

Mencionó que la tendencia que ven es positiva, el sector automotriz sigue siendo un estandarte y base sólida del crecimiento de México.

“Vemos el reacomodo de las cadenas de suministro y vemos que partes que antes se importaban ya hay planes de comenzar a producirlas en el país. La demanda en Estados Unidos existe por los apoyos que se estan dando y el crecimiento que se espera en la economía”. 

“Nuestro proceso es especializado, aunque se parezca a la fabricación de otras espumas, tiene un cierto grado de complejidad, todos los operadores que tenemos llevan capacitación continua y la mayoría de ellos ya tienen tiempo trabajando en la empresa, lo que habla de estabilidad laboral; estamos capacitando a toda la gente para que esté lista al momento que adquiramos nuevas certificaciones”, apuntó Loyo. 

 

CALIDAD Y APOYO AL MEDIO AMBIENTE 

Janine Pulido, encargada de calidad y economía circular, expresó que “en JSP manejamos varias aplicaciones y productos, nuestra calidad va ligada a las normatividades que estamos adoptando como ISO 9001:2015, asimismo, tenemos un listado de requerimientos específicos para cumplir con la calidad que el cliente requiere. JSP maneja metodologías de mejoras continua y estamos desarrollando el tema de distintivo azul que nos pide ciertos requerimientos enfocados en hacer de nuestros productos amigables con el medio ambiente sin descuidar la calidad”. 

JSP busca que sus procesos sean más sustentables y en esta parte entra la recolección de agua pluvial, que es un sistema implementado desde hace seis años. “En este momento está en muy buen funcionamiento, logramos recolectar hasta 20 cisternas llenas con el agua pluvial y esta agua es tratada para retirar todos los residuos que no necesitamos y suavizarlo para que pueda pasar a nuestro proceso principal que es la expansión”, finalizó Pulido. 


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas