Advertising

Guanajuato

Coroplast, comprometida con la e-mobility

Por Lizete Hernández. Junio 2021

El Grupo Coroplast tiene más de 90 años de experiencia en el mercado, fue fundada en 1928 en Alemania, cuyo corporativo se encuentra en Wuppertal. La empresa tiene tres unidades de negocio diferentes: una que se dedica a la fabricación de cintas adhesivas y técnicas para la industria automotriz entre otras; la segunda que se enfoca a la fabricación de cables de alta tecnología, incluyendo cables de alto voltaje para la industria de autos eléctricos; y la tercera que se denomina Wewire, es el de Cable Assemblies, es decir, arneses específicos de ABS (o Axle Harnesses) y de bajo voltaje, además de componentes de inyección plástica.

En México se ubican dos plantas enfocadas a esta tercera unidad de negocio, una de ellas ubicada en Acámbaro, que se inauguró en 2011, y la segunda en Celaya, la cual inició operaciones en 2019.

Enrique Schuckman, director general de Coroplast México, explicó que el estado de Guanajuato mostró una sinergia importante con la compañía desde su interés en instalar una planta en México, por lo que fue un motivo decisivo para instalarse en este punto del país.

 

DOS PLANTAS EN EL ESTADO

La planta en Acámbaro recibió el respaldo necesario para capacitar a las personas del municipio y otras comunidades vecinas, a fin de motivarlos para ingresar al sector automotriz en empresas de alto nivel como lo es Coroplast.

“Esta planta tuvo una expansión a casi 10,000 metros cuadrados debido a la buena aceptación en el mercado y la cantidad de proyectos que atrajo. Es una planta automatizada que cuenta con equipo de última generación y se dedica a arneses ABS y componentes plásticos con más de 50 prensas de inyección; las personas que aquí laboran tienen un alto nivel de preparación y de especialización”, explicó.

La planta en Acámbaro cuenta con clientes como Volkswagen, Audi, Mercedes Benz, Tesla, Ford, Rivian y Lucid Motors.

“Tenemos un enfoque hacia las nuevas tecnologías y los nuevos productos, por medio de los clientes de e-mobility”, comentó.

En la planta de Coroplast instalada en Celaya, Guanajuato, tienen como cliente exclusivo a Tesla con un proyecto de arneses de bajo voltaje para el modelo Y, el último que lanzó al mercado en 2020.

“En Guanajuato encontramos todas las facultades para crecer, tanto en la parte industrial y logística, como en la profesionalización de su gente; creemos que tenemos un buen terreno para seguirnos desarrollando”, comentó.

 

AUTOMATIZACIÓN 

La tecnología es un tema esencial dentro de la estrategia de las compañías automotrices de todo el mundo. Una de las directrices principales de Coroplast desde hace 10 años es la inversión en tecnología para la automatización de procesos como una ventaja competitiva del grupo.

Los costos y la calidad son requisitos de la mayoría de los clientes, por lo que invertir en tecnología es como se logra alcanzar los niveles y requisitos de calidad que se requieren.

“La planta de Acámbaro tiene equipos de última generación, los cuales son desarrollados por nuestro propio Centro de Investigación y Desarrollo en procesos y, posteriormente, se realiza el proyecto con otro socio estratégico que elegimos como proveedor”, expuso.

Lo anterior es parte de una estrategia competitiva de posicionamiento, pues todos los clientes tienen la garantía de que sus productos son de alta calidad y con un nivel de proceso muy avanzado en comparación con otras empresas del sector.

 

PROCESOS AVANZADOS

En la fabricación de los arneses ABS existen varios procesos que tiempo atrás se realizaban en diferentes estaciones y de manera manual, es decir, se corta un cable de varios conductores, se desforran y destrenzan; posteriormente se aplica un sello, para colocar una terminal, se ensambla un conector y un grommet al cual se le realiza un overlaping que, finalmente, se ensambla al conector. Lo anterior se llevaba a cabo en 35 estaciones diferentes, con un tiempo de ciclo final de aproximadamente 85 segundos.

Hoy en día, desarrollaron una máquina automatizada operada por una persona que lleva a cabo todas estas actividades y saca un arnés cada cinco segundos.

“Lo que hacemos es automatizar lo que antes se producía en diferentes células de producción, por medio de una sola máquina que tiene diferentes estaciones automatizadas y sincronizadas, con el propósito de reducir el tiempo de ciclo”, explicó.

En la inyección de plástico, se cuenta con un Centro de Desarrollo de Moldes en Alemania, en donde se invierte en el desarrollo de los mismos, para que sean eficientes y generen la menor cantidad de scrap y cero defectos, para minimizar los tiempos de ciclo y garantizar la calidad de las piezas.

Relativo a este proceso, cuentan con un sistema de distribución de resinas de secado y automático, en donde, desde una sola central, pasan por el proceso de secado, pigmentado y se distribuyen a través de bombas de vacío a cada una de las más de 50 máquinas de inyección con las que cuentan.

“Automatizamos el vertido manual, evitando el riesgo de que el operador técnico coloque una resina que no corresponda o que el tiempo de secado no sea el mismo que el que realmente requiere el producto”, refirió.

Para el testeo final se revisa la continuidad y presencia física de componentes para cada uno de los productos finales, mediante equipos de testeo de última tecnología.

La planta de Acámbaro está certificada en IATF 16949, ISO 14000, VDA 6.3 (norma alemana de auditoría de procesos) y C-TPAT. En Celaya se encuentran en proceso de certificaciones debido a que la producción va comenzando.

En Acámbaro, la planta exporta el 45% de sus productos a Estados Unidos de Norteamérica, Polinia, Brasil, Paraguay y Argentina; el 55% restante se queda para consumo nacional. En Celaya destinarán un 85% a Estados Unidos y 15% al consumo nacional.

 

MÁS INFORMACIÓN

Coroplast México

Capital: Alemán

Año: Acámbaro 2011 y Celaya 2019

Colaboradores: Acámbaro 600 y Celaya 800

Producto: Producción de arneses automotrices

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas