Advertising

Querétaro

Plástica 

Sector plástico se diversifica para crecer

Por Víctor Vázquez. Abril 2020
La industria del plástico en Querétaro encontró en la diversificación una vertiente para crecer durante 2019.

Venancio Pérez Gómez, presidente del Clúster de Plásticos de Querétaro (CPQ), reportó que las empresas agremiadas registraron alzas en sus ventas de entre 9 y 10% el año pasado respecto a 2018.

“Hicimos una encuesta general entre las empresas agremiadas [para conocer sus resultados]. ¿Cuál es la ventaja de la industria del plástico? Es que está en todos lados. Se cae la industria automotriz, pero a lo mejor la de electrodomésticos no, la aeronáutica no, entonces esa es la ventaja. Varios de nuestros asociados tienen ese abanico de productos”, explicó el líder industrial.

Refirió que fueron las compañías más diversificadas las que lograron mejores resultados, por lo que la CPQ trazó cuatro ejes rectores para 2020 con los que pretenden ampliar la presencia en la industria de sus empresas miembros y alcanzar nuevos mercados.

Pérez Gómez detalló en entrevista los puntos y alcances de estos ejes, los cuales son: vinculación, capacitación, certificación, y medio ambiente y responsabilidad social.

“La vinculación es con otras empresas, también con otras universidades, y para el apoyo de los asociados. Por ejemplo: tú ya tienes tus máquinas, estás trabajando, pero a lo mejor necesitas incursionar en otro mercado. Es uno de nuestro ejes principales, qué hacer para que sea más dinámico”, explicó el líder empresarial.

Con la academia, el Clúster tiene acuerdos con diversos organismos. Con el Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Querétaro atienden a personas adultas en tareas específicas, con el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica y el Instituto Queretano de Herramentales vinculan las áreas técnicas, mientras que con distintas universidades se vinculan para la obtención de ingenieros especializados.

Asimismo, Pérez Gómez explicó que con el eje de certificación buscan diversificar los mercados que atienden las empresas adheridas al clúster, lo que les permitirá crecer a pesar de los estancamientos o decrecimientos que algunas industrias reportan.

“Junto con el gobierno estamos haciendo ese mapeo, para ver quienes están en esa situación [de no contar con certificaciones] y juntar tres, cuatro, o más empresas, de tal manera que las podamos llevar en paralelo y en lugar de llevar un asesor por cada una, pues va a ser uno que abarque esas tres empresas”, sostuvo.

El tema es complejo, advirtió el también vicepresidente ejecutivo de la planta Querétaro de Samsung Electronics México, pues hay sectores que exigen de certificaciones para proveerlos, como el automotriz y el aeronáutico, además de que el origen de la empresa condiciona el tipo de certificación requerida.

La certificación ISO/TS 16949 del sector automotriz, por ejemplo, incluye los requerimientos de la NOM ISO 9000. Esta norma combina los requerimientos automotrices de las normas AVSQ (italiana), EAQF (francesa) y VDA 6.1 (alemana).

Pero además, el clúster incluye en su oferta la capacitación y acompañamiento para que las compañías se certifiquen en términos de tecnología, seguridad, higiene y medio ambiente.

Actualmente, hay 51 empresas adheridas al Clúster del Plástico Querétaro, mismas que emplean a alrededor de 14,000 colaboradores. Sin embargo, en todo el estado se contabilizan unas 250 compañías pertenecientes a este sector, que tienen cerca de 50,000 trabajadores.

RETOS
El eje de medio ambiente tiene varias vertientes. Una de ellas tiene que ver con la orientación que darán a las empresas del sector para crear esquemas de economía circular, la cual busca que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, que se reduzca al mínimo la generación de residuos, así como la disminución del uso de insumos vírgenes.

“Una empresa de plástico, cualquiera que sea, si te sale mal una pieza, puedes reciclar hasta el 30%. Si estás fabricando cajones o bancos de plástico, hasta 30% de rechazo puedes tener y vuelves a reciclarlo y tu producto no va a cambiar. Es un producto muy noble”, explicó el ejecutivo.

Si bien se requiere de inversión por parte de la empresa y de capacitación para el personal involucrado para mantener este esquema, Venancio Pérez refirió que los beneficios son mayores.
“Queremos trabajar con todos los empresarios para que reciclen directamente ellos. ¿Qué ventaja tienen de hacerlo? Uno: no sale ese producto (residuo). Le sale más barato a ellos reciclar, lo único que tienen que hacer es molerlo, porque en ese momento está limpio.

“Por ejemplo: están haciendo una pieza y salió con alguna situación equis, ya sea dimensional o física, se vuelve a moler y vuelve a entrar y no pasa nada. De otra manera, eso (residuo) se debe poner en algún lugar, se empieza a contaminar con otras cosas, se tiene que vender con alguien, ese alguien la debe limpiar; después de que se limpia se vuelve a moler, después se vuelve a peletizar y después de que se peletiza regresa nuevamente”, explicó.

REVALORIZAR EL PLÁSTICO
A partir de agosto de 2018, en Querétaro se prohibió la utilización de plásticos de un solo uso, con lo que se contribuyó a una imagen negativa del uso de materiales hechos con polietilenos.

Sin embargo, Francisco Velázquez Ramos, consultor especialista en plásticos y ecosustentabilidad, pidió llevar más puntos a la mesa del debate, con el fin de no cerrar la puerta a productos fabricados con estos materiales.

Señaló, por ejemplo, que las nuevas alternativas que han salido al mercado para sustituir las bolsas de polietileno, dejan una huella hídrica mayor a la del plástico.

“Mientras que las bolsas de papel, aún con 30% de fibra reciclada, gastan 3,800 litros [capacidad de carga equivalente a 1,000 bolsas de papel], una de plástico compostable requiere 3,850, y las de polietileno solo 220”, advirtió.

Estos mismos productos, en cantidad e insumos, usan 23.4, 41.5 y 14.9 kilogramos de combustible fósil, respectivamente, para su elaboración.

El creciente uso del plástico en la industria ha traído beneficios. Velázquez Ramos enumeró algunas de las ventajas que el sector automotriz encontró en materiales plásticos para mejorar su producción e incluso llegar a objetivos medioambientales que se trazó a nivel mundial.

En promedio, reveló el especialista, 15% de los componentes de un automóvil ligero son hechos de plástico, lo que permite ahorros de 750 litros de combustible por cada 150,000 kilómetros recorridos.

En la aviación, la inclusión de piezas plásticas ha permitido aeronaves más ligeras, lo que les permite ahorros de hasta 20% en combustibles.

Francisco Velázquez puso la fabricación de teléfonos móviles como otro ejemplo. Se estima que esta industria maquila entre 5,000 y 7,000 millones de celulares en el mundo y remanufacturarlos puede disminuir hasta 50% el costo de su producción.

“El reuso de materiales en Europa, con 95% de recuperación, tiene el potencial de ahorrar 2,000 millones en materiales, 160,000 millones de dólares en energía y 3,000 millones de toneladas de CO2. La recuperación de materiales superconductores no se menciona, pero ayudaría a reducir violaciones a derechos humanos en el Congo, en las minas en que se obtiene el cobalto y otros metales”, explicó.

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas