Advertising

Coahuila

Industria Automotriz 

Sector automotriz, un referente en Coahuila

Por Redacción. Julio 2020

Por Luis J. Méndez y Alejandra Oropeza.

La industria automotriz mexicana tendrá que adaptarse a los cambios que se derivarán tras la entrada en vigor del T- MEC


En Coahuila, la industria automotriz es un referente y un motor del desarrollo económico, este sector representa más de la mitad de la producción manufacturera de la entidad.
Fabiola Aguilar Martínez, directora del Clúster de la Industria Automotriz de Coahuila (CIAC), resaltó la importancia que representa la región para el país en el sector industrial ya que, con base en cifras oficiales de la Industria Nacional de Autopartes (INA), el estado es el número uno en producción de autopartes, ubicándose por arriba de Chihuahua, Nuevo León, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí.
De acuerdo con la directora, la industria automotriz del estado está concentrada, principalmente, en los municipios de Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga. Una de las ventajas que tiene Coahuila es la cercanía con la frontera de los Estados Unidos, pues, aunque los estados del Bajío y centro del país han recibido una fuerte inversión durante los últimos años, la ubicación estratégica de la entidad representa un plus para las empresas que desean instalarse en México.
Sin embargo, uno de los aspectos más valorados es la mano de obra altamente calificada que hay en la región, un atractivo para las compañías que, además de invertir, buscan consolidar su empresa generando miles de empleos en el estado.
“Con la llegada de General Motors, Coahuila se transformó en un atractivo de inversión, pues trajo consigo el arribo de cientos de empresas proveedoras, provocando que los coahuilenses también iniciaran sus propios proyectos para servir como distribuidores locales, generando un crecimiento económico para la región”, destacó.
Dijo que a raíz del crecimiento de esta industria, la gente logró adoptar una serie de conocimientos en el rubro de la manufactura: “Si bien es algo que se puede desarrollar, los coahuilenses lo traen en su ADN y terminan por dar un gran rendimiento con la experiencia de tantos años en el sector automotriz”.

RETOS DEL SECTOR AUTOMOTRIZ
Para Aguilar, el desafío más importante al que se han enfrentado las empresas automotrices, ha sido detener las actividades por la emergencia sanitaria que desató la pandemia del Covid-19.
Trabajar con la incertidumbre del tiempo que podría llevar el paro de labores y cómo solventar los gastos que se generan cuando no se tiene producción, junto con la preocupación por bienestar de los empleados, son los principales retos del sector.
“Las empresas no sólo se han preocupado por implementar todos los protocolos dentro de las fábricas para evitar algún contagio, también han tratado de sensibilizar al trabajador para que fuera del horario laboral sigan estando alerta para cumplir con las medidas necesarias y no contraer el virus”.
Otro importante reto que se avecina será mantener la mayor cantidad posible de colaboradores, ya que con la situación actual habrá una notoria baja en cuanto a ingresos de las empresas y tendrán que optar por prescindir de una parte del personal.
Respecto a la “nueva normalidad”, la directiva consideró que el mundo laboral sigue siendo un tema complicado, pues continúan incrementándose los casos y este es un gran reto que enfrentan las empresas.
Detalló que el contratista y el empleado deberían tomar la experiencia de la primera cuarentena y seguir con las medidas necesarias de higiene y sana distancia, por lo menos el resto del año para poder evitarlo.
En cuanto a las oportunidades, Fabiola Aguilar refirió que se prevé un beneficio para la proveeduría local del sector automotriz.
“Muchas de las compañías ya tienen a sus proveedores con muchos años de relación, por lo que a veces podría resultar difícil cambiarlos, pero con la entrada en vigor del T-MEC, muchas empresas mexicanas deberían aprovechar la oportunidad para desarrollarse, crecer y provocar la generación de más empleos”.
Al respecto, dijo que una de las actividades que llevan a cabo en el CIAC, de la mano de la Red de Clústeres Automotrices de México, para apoyar a este sector, es trabajar en conjunto para analizar las oportunidades que se abrirán con el T-MEC en el tema de contenido regional y buscar la manera de potenciar a la cadena de proveeduría local para el mayor número posible de empresas en México.
Explicó que identificarán y localizarán a clientes que ya estén preparados, para conectarlos con la cadena de suministro automotriz y, también, trabajarán para desarrollar a empresas con potencial para convertirse en proveedores de esta industria.
La directora vislumbró algunos escenarios para la industria automotriz, como una tendencia hacia la conectividad, la autonomía y electrificación de los vehículos; además, agregó que se está trabajando arduamente para ser un pilar en la recuperación de la economía, con la encomienda principal de salvaguardar la salud de los trabajadores.

VENTAJAS CON EL T-MEC
En el podcast “T-MEC… ¿una oportunidad ante la crisis para la industria automotriz?”, Óscar Santos, socio de EY México y Raúl Meyer, socio de Manufactura Avanzada y Movilidad, coincidieron en que la entrada en vigor del tratado representa una buena oportunidad para atraer inversión.
Raúl Meyer dijo que la industria de manufacturera será la principal beneficiada, sobre todo, el sector automotriz, y otros como el químico y petroquímico.
El principal cambio que enfrentará este sector está en la determinación de las reglas de origen, la cual pasará de cumplir con mínimo del 62.5% de componentes fabricados en la región a uno del 75 por ciento.
Esta modificación representa un desafío para la industria, ya que las empresas deberán adaptar sus estrategias de suministro para cumplir.
Al respecto, Meyer dijo que la nueva determinación del aumento del porcentaje de contenido nacional representa una oportunidad de desarrollo para las empresas mexicanas, lo cual también impulsará el crecimiento del empleo y la generación de riqueza para nuestro país.
Refirió que tener al mercado más grande del mundo como vecino, es un factor que juega a favor de México, pues mientras las exportaciones de China a Estados Unidos tardan aproximadamente tres semanas de transportación, a las de nuestro país le llevan tres días.
El tema de la inversión será uno que resurgirá con este tratado, pues los estados tendrán que seguir con su misión de llevar a cabo diferentes tipos de programas, creando incentivos para que las empresas puedan establecerse en la región y así dejar una importante derrama económica, además de brindar la infraestructura y la seguridad para quien desee llegar a invertir.
Reconoció que México también debería aprovechar los tratados que tiene con la Unión Europea y con países de otras regiones, pues eso le ayudaría a consolidarse como un socio confiable, además de subir el número de sus exportaciones.
Finalmente, Meyer estimó que en México se vería un efecto real del beneficio del T-MEC en aproximadamente 12 y 24 meses, y que esto estabilizaría la economía y daría la oportunidad de tener un crecimiento relevante en el 2021.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas