Advertising

Querétaro

Aeroespacial 

Procesos de soldadura logran satisfacer la alta exigencia del sector aeroespacial: TIM

Por Víctor Vázquez. Septiembre 2020

Rogelio Sandoval, gerente comercial de Trefilados Inoxidables de México (TIM), habló de los retos que la industria aeroespacial impone para la soldadura industrial, uno de los servicios que esta empresa instalada en Huamantla, Tlaxcala, ofrece. 

 

A través del webinar “Retos de soldadura para aleaciones aeroespaciales”, organizado por la  Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial, el ingeniero refirió que lo atractivo del sector aeronáutico es que utiliza procesos de soldadura en al menos tres de sus niveles: empresas integradoras, fabricantes de primera línea y proveedores de segundo nivel.

 

“Los procesos de soldaduras se encuentran involucrados en sus líneas de ensamblaje, así como en la fabricación de partes; en segundo lugar, se encuentran los fabricantes de primera línea, que son los proveedores directos de la anterior. La soldadura participa de igual manera en los procesos de ensamblaje, principalmente en la fabricación de motores, turbinas, trenes de aterrizaje, fuselajes e incluso sistemas de aviónica”, subrayó.

 

En los proveedores de segundo nivel, los procesos de soldadura son usados en los subensambles de partes, estructuras e incluso interiores, agregó.

 

TIM ofrece diversos procesos de soldadura, entre los que destacan el de micro alambre (MIG), el de aporte (TIG), el proceso de arco sumergido (SAW) y el Core Wire, “que es el alma del electrodo, sin recubrimiento”, explicó el representante de la empresa.

 

VENTAJAS

El gerente comercial se refirió además a las ventajas que la soldadura ofrece a la industria aeroespacial. Mayor rentabilidad y eficiencia de tiempos, entre los enumerados por el especialista.

 

“Debido a que tenemos un grado alto de especialización, los procesos de soldadura de última generación aportan ventajas operativas […] Buscamos la unión de materiales disímiles e incluso de naturaleza muy delicada, buscamos anclajes firmes, la alta resistencia mecánica, buscamos los más altos niveles de tracción y torsión y un muy bajo nivel de deformación”.

 

Sandoval enlistó otras fortalezas de este proceso como la posibilidad de utilizar bajas tensiones, ahorro de material, economía en el número de operaciones, así como la utilización de diferentes geometrías y asimetrías, entre otras. 

 

Las ventajas enumeradas se suman a los requerimientos de calidad y cumplimiento que la industria aeroespacial exige, entre ellos la posibilidad de programar por ordenador, lograr un control preciso de las operaciones y piezas, conseguir diferentes tipos de unión para componentes distintos y procesos ambientales limpios. 

 

“La industria aeroespacial, por sus altos estándares, requiere que se garantice la repetibilidad, precisión y fiabilidad de los procesos, bajando al máximo o prácticamente eliminando las piezas defectuosas”.   

 

La soldadura, añadió el gerente, permite tiempos cortos de procesamiento y tiene además la capacidad de unir materiales diferentes e incluso difíciles, como las aleaciones de titanio, aluminio, acero inoxidable o níquel. 

 

LÁSER

Una de las tecnologías emergentes en este proceso, es la soldadura láser. Rogelio Sandoval señaló que esta alternativa ayudaría al sector aeronáutico a reducir el peso de las aeronaves que produce, pues en lugar de utilizar tornillos, remaches o arandelas, se usan uniones mediante soldadura.

 

“Al momento de unir piezas de superaleaciones aeroespaciales, la soldadura láser es una técnica de unión de grandes capacidades que aporta una fuente de calor muy concentrada que permite focalizar el proceso en áreas muy pequeñas”, explicó el ponente. 


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas