Advertising

Estado de México/Puebla

Manufactura 

México impulsa la competitividad del sector manufacturero

Por Israel Molina. Abril 2020

Actualmente, la manufactura no rata solamente de fabricar productos físicos. Los cambios en la demanda, la naturaleza de los mismos productos, las nuevas tecnologías de fabricación y las cadenas de suministro digitales y en red generan cambios fundamentales en los modelos de negocio de los fabricantes tradicionales.

De acuerdo con el estudio de Deloitte, “El futuro de la manufactura; fabricando cosas en un mundo cambiante”, los clientes exigen personalización y adaptación a medida que la línea entre el consumidor y el fabricante se desdibuja.

La adición de sensores y la conectividad hacen que productos “tontos” se conviertan en “inteligentes” y, cada vez más, en plataformas e incluso pasen al campo de los servicios. Conforme la tecnología avanza exponencialmente, las barreras de entrada, la comercialización y el aprendizaje se erosionan. Mientras tanto, la frontera entre los fabricantes y los consumidores es cada vez más difusa.

La tecnología actual empieza a permitir que sea factible la producción en pequeñas cantidades, bajo pedido, de acuerdo a necesidad explícita del cliente. En este contexto, los intermediarios que crean valor mediante el mantenimiento y movimiento de existencias son cada vez menos necesarios.

Además, la cuarta revolución industrial o Industria 4.0, ha llegado para quedarse. La convergencia del mundo físico y el mundo digital, junto con la aplicación de tecnología avanzada en la línea de producción, va a cambiar sustancialmente el terreno de juego de la industria manufacturera.

En Deloitte, ayudan a capturar valor en este nuevo entorno competitivo. Esta nueva ventana ofrece oportunidades, pero también retos que ponen en tensión la capacidad de las empresas para sobrevivir en un mundo digital, tecnológicamente intenso y conectado.

México, a la cabeza en competitividad manufacturera

Se prevé que para este 2020, México ocupe la séptima posición en cuanto a manufactura, superando a Reino Unido y a Taiwán, y siendo precedido por Corea del Sur.

Nuestro país forma parte del Clúster de Norteamérica, liderado por Estados Unidos y también conformado por Canadá. El clúster recibe los niveles más altos de inversión y cuenta con un sólido perfil de energía, así como talento de primera calidad, infraestructura y fuertes clústeres dedicados a la innovación, anclados en Estados Unidos. México complementa este grupo con más de 46 acuerdos comerciales, costos de mano de obra competitivos y su cercanía a Estados Unidos; todo en conjunto posiciona a México en el destino ideal para establecer sus centros de producción.

Todo esto ha convertido a México en uno de los mayores productores de electrónicos y sus partes, maquinaria y aditamentos, naves, y en una potencia automotriz.

Bruno Juanes, responsable de Innovación y Manufactura, comentó que el mundo de la manufactura se enfrenta a su cuarta revolución industrial, la que fusionará el mundo físico con el digital. Derivado de ello se generarán innumerables oportunidades y amenazas para los modelos de negocio tradicionales. “El rol del fabricante incumbente será cuestionado por nuevos jugadores de base tecnológica y deberá adaptarse para pasar de generar valor a través de la producción de objetos, a capturar valor de ecosistemas cada vez más complejos y más alejados de su rol actual”.

Tal es el caso de la empresa Bic, ubicada en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, que produce 2,000 millones de instrumentos de escritura al año, de los cuales 80% se exportan a 47 países. Mario Berra, vp de manufactura para México y Latam, y responsable de la planta en Edoméx, expresó que Sus planes de inversión en manufactura son continuar creciendo la planta en terriotorio mexiquense. “La tasa de exportación es de arriba del 50% de lo producido a los 46 países y poco menos del 50% de producto es lo que se queda en México. La inversión no necesariamente se tiene que reflejar en nuevas aperturas, sino en términos de innovación, eficiencia de las máquinas y optimización de operaciones”.

ESTADO DE MÉXICO
El Estado de México es la segunda economía más importante del país al aporta el 8.9% del Producto Interno Bruto nacional, asimismo ocupa el segundo lugar en la industria manufacturera, al aportar el 10.1% en el PIB de este sector a nivel nacional. Además, es el primer lugar en unidades económicas, de cada 100 unidades que existen en el país, 12 están en territorio mexiquense. Junto con la Ciudad de México, forman el mercado de consumo más grande del país con más de 26.6 millones de personas.

TLAXCALA
Tlaxcala es uno de los estados con las mejores conexiones por carretera del país. Su ubicación geográfica estratégica cerca de la Ciudad de México y justo al lado de la Ciudad de Puebla, forman un mercado de más de 20 millones de consumidores. Tlaxcala es un estado ubicado en el centro de México, uno de los mejor comunicados, con una alta tasa anual de crecimiento del empleo por encima del promedio nacional y los lugares más seguros del país según el Índice de Paz de México 2018, y la Cámara Americana de México clasificó como el segundo el estado más seguro en México para invertir desde 2013.
En los últimos siete años, han recibido IED de 20 países y tienen presencia de clústeres automotrices (CLAUZ) e IT (CLUSTEC). También, existen 45 empresas automotrices que son proveedoras.
Para ser más competitivo, Tlaxcala ha firmado el acuerdo para el establecimiento del Consorcio de Investigación e Innovación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de la entidad. Su objetivo principal es apoyar a los departamentos de I+D de las empresas instaladas en el estado.

PUEBLA
En el primer trimestre de 2019 se registraron 311 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa, más de la mitad de lo obtenido durante el 2018, debido a las condiciones de estabilidad social, así como el acompañamiento que el gobierno del estado otorga a los proyectos.

De enero a junio del 2019 se generaron en la entidad 6,885 nuevos empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Debido a su posición geográfica, Puebla es un estado estratégico para el desarrollo, ya que en un radio de 200 kilómetros habitan cerca de 40 millones de personas y se genera 40% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

De la misma manera, en un radio de menos de 650 kilómetros se encuentra 75% de las plantas automotrices establecidas en el país, lo cual hace factible y menos costosa la instalación y operación de empresas del ramo de autopartes que proveen al mercado nacional.

En materia de estabilidad laboral, en la entidad existe garantía para las empresas, ya que desde el 2011 el estado se mantiene con cero huelgas, además de que la calidad del capital humano es cada vez más alta y especializada.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas