Advertising

Estado de México/Puebla

Automotriz 

Cuprum: líder en la industria del aluminio en Latinoamérica

Por Israel Molina. Septiembre 2021

Grupo Cuprum inició operaciones en 1948 en Monterrey, Nuevo León, con una prensa de 170 toneladas para fabricar perfiles de cobre, de donde toma su nombre, pero en poco tiempo enfocó sus esfuerzos a la fabricación de perfiles de aluminio. Con más de 70 años de experiencia en el sector, se han convertido en el principal extrusor de aluminio de Latinoamérica que, con el apoyo de un sólido equipo, ha logrado consolidar su liderazgo en México.

 Ante el acelerado crecimiento, en 1998, la empresa decidió incrementar su capacidad operativa de manufactura en el Estado de México para atender a la región centro del país.

 Cuprum obtuvo su experiencia en extrusión con componentes para la industria de la construcción, fabricando perfiles para puertas y ventanas, y continuó incrementando su experiencia fabricando escaleras. Este producto ha llevado a la empresa a convertirse en líder en el mercado mexicano y canadiense, y el segundo en Estados Unidos. Además, tiene ventas en más de 30 países. En conjunto, Cuprum cuenta con más de 6,700 empleados.

Atienden a la industria con requerimientos especializados de formas de aluminio personalizando con procesos de corte, doblado, troquelado (perforación) y maquinado (terminados limpios).

Ahora, debido a un enfoque estratégico y operativo en el segmento automotriz a partir del año 2015, sus extrusiones de aluminio, como Tier 2, se encuentran en una gran variedad de automóviles y camionetas como la RAM de Dodge; Silverado y Sierra, de GM, Daimler y BMW; además en Jeeps de FCA y vehículos eléctricos de Ford.

 Las extrusiones de aluminio que fabrican para el segmento automotriz están enfocadas a sistemas de defensa, componentes para vehículos eléctricos y componentes estructurales. Para el 2022, esperan producir 13,000 toneladas aproximadamente. 

Sergio Hermida, director de Cuprum Automotriz, platicó que en 2020 el grupo decidió dedicar 100% la energía de un negocio en el segmento automotriz. “Vendemos tres componentes: crash management (defensas), componentes estructurales y vehículos eléctricos, que es el que vemos con más crecimiento por las tendencias globales y aligerar el peso”.

 

NUEVAS INVERSIONES

Asimismo, el directivo reveló que tienen un plan muy agresivo de inversiones al 2025. “Invertiremos 50 millones de dólares para un footprint de 42,000 m2, con esto estamos tranquilos y seguros de que vamos a lograr mantener el liderazgo que tenemos en el sector automotriz”. 

En cuanto al personal que integra Cuprum, comentó que “el equipo de trabajo es muy fuerte y comprometido, hay programas para el desarrollo de sus capacidades técnicas y de liderazgo, y se adecuan las capacitaciones de acuerdo con las necesidades de los colaboradores”.

Además, dijo que llevan un proceso de transformación cultural donde el propósito superior de la empresa es denotado como “alcanzar lo inalcanzable para crear felicidad, seguridad y bienestar” a todas las personas y eso los rige en satisfacer las necesidades de todos sus grupos de interés a través de un despliegue de sus cuatro valores: integridad, responsabilidad incondicional, respeto y humildad. 

Asimismo, tenemos programas como el de “líderes conscientes” y apoyamos a que los colaboradores siempre lleguen a su meta, con bonos salariales y capacitaciones. Es gente que tiene pasión por ganar, hacer bien las cosas y superarse”.

La planta localizada en el Estado de México cuenta con la certificación ISO 9000 para la parte de construcción y con la IATF 16949 para extrusión automotriz; cuentan en esta operación con 1,200 empleados. 

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL Y MEDIO AMBIENTE

Cuprum apoya el cuidado del medio ambiente utilizando energías verdes en el 70% de sus procesos automotriz, a nivel grupo, en el 50 por ciento.

 Asimismo, Cuprum tiene un amplio sentido de responsabilidad social con programas donde los colaboradores hacen equipo con la comunidad a través de voluntariado, tal como participación en asilos, limpieza de calles de la zona, donaciones de regalos de navidad para niños de escasos recursos, entre otros.

Respecto a la pandemia provocada por Covid-19, Hermidia expresó que el reto más grande fue mantener protegida y saludable a su gente. “Desarrollamos protocolos para seguir trabajando, tenemos seguimiento diario de síntomas y cuidados personales. También, contamos con 50 concentradores de oxígeno y 30 tanques disponibles para los colaboradores”. 

Por último, recalcó la ayuda de los clústeres automotrices de Nuevo León y Estado de México, pues son un gran apoyo para compartir prácticas, experiencias y desarrollar negocios. “Con mucha humildad conoces gente que sabe mucho, con años de experiencia. Se puede aprender de otras empresas. También, hay proyectos con clientes, iniciativas, y hemos tenido algunos clientes derivados de los clústeres. En general, el compartir tus problemáticas y retos y que alguien haya pasado por lo mismo y cómo lo solucionó, te amplía el panorama”. 


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas