Advertising

Nacional

Automotriz  Innovación 

SEAT investiga el uso de cáscara de arroz como material para partes automotrices

Por Elenne Castro. Noviembre 2020

El arroz es uno de los alimentos más populares en el mundo y ahora su cáscara también puede ser parte de un automóvil. 

Lo anterior, es un proyecto piloto de innovación basado en la economía circular y tiene el objetivo de reducir su huella de carbono, por lo que SEAT investiga el uso de Oryzite como un sustituto de productos plásticos.

Son alrededor de 140 millones de toneladas de cáscara de arroz por explotar. Cada año se cosechan más de 700 millones de toneladas de este alimento en todo el mundo. El 20% de esto es cáscara, la mayor parte de las cuales se desechan.

Iban Ganduxé, director ejecutivo de Oryzite, manifestó que en la Cámara del Arroz del Montsià, tiene una producción de 60.000 toneladas de arroz al año, y buscan una alternativa para aprovechar toda la cascarilla que se quema, que son alrededor de unas 12.000 toneladas, la convierten en Oryzite, un material que puede mezclarse con otros compuestos termoplásticos termoestables y moldearse.

En la actualidad, esta nueva materia prima se está probando en elementos de acabado del SEAT León

“En la compañía estamos trabajando en la búsqueda de nuevos materiales para mejorar nuestros productos y, en este sentido, las cáscaras de arroz nos permiten trabajar en la reducción de plásticos y materiales derivados del petróleo”, comentó Joan Colet, ingeniero de desarrollo de acabados interiores de SEAT.

Las pruebas consisten en modelar algunas partes del coche, como la trampilla trasera, el piso de carga doble del maletero o el techo del techo con cascarilla de arroz mezclada con poliuretanos y polipropilenos. A primera vista no se diferencian en nada de los fabricados con tecnología convencional, pero el peso resulta mucho menor.

“Las piezas son más ligeras, lo que significa que reducimos el peso del coche, reduciendo así nuestra huella de carbono. También estamos utilizando un material renovable, fomentando la economía circular”, afirmó.

En SEAT se están analizando los elementos de corte para averiguar cuánta cáscara se puede utilizar para que se cumplan al 100% los requisitos técnicos y de calidad. Asimismo, realizan pruebas térmicas en la cámara climática para analizar su resistencia al calor, frío y humedad. 

La compañía automotriz está comprometida con el cuidado del medio ambiente y con los objetivos marcados en el Acuerdo de París. En el marco de su estrategia de sostenibilidad y su misión corporativa MOVEtoZERØ, el fabricante de autos tiene como misión minimizar el impacto ambiental de todos los productos y soluciones de movilidad a lo largo de todo su ciclo de vida, desde la obtención y producción de la materia prima hasta el final de su vida útil.

Con el proyecto piloto de economía circular Oryzite, SEAT da un paso más en la investigación de nuevos materiales renovables para reducir el uso de plásticos en sus futuros vehículos y lograr una huella de carbono cero para 2050.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas