Advertising

Capacitación & Desarrollo

Industria  Recursos Humanos 

Realidad inmersiva: la opción del siglo XXI para la capacitación en la industria

Por Alan Gutiérrez. 4 de abril 2022

Advertising


La realidad inmersiva es una opción de vanguardia para la capacitación e inducción en la industria de manufactura, declaró Jon Herrera, director de New Discovery Media, empresa dedicada a la mercadotecnia industrial a través de tecnologías y a la implementación de soluciones inmersivas de realidad virtual y aumentada.

De acuerdo con Herrera, la problemática que buscan resolver a través de esta tecnología es la acumulación de trabajo en el ámbito de contratación. “Esto se convierte en una pérdida para la maquila, ya que requiere mucho personal para llevar cabo estas actividades”, destacó Herrera.

A pesar de que la realidad virtual no puede eliminar el índice de rotación, agregó, lo que sí pueden hacer es optimizar y acelerar el tiempo (y costos) que implica la capacitación del personal.

Un ejemplo de esto, para el director, es una capacitación de un tiempo, por ejemplo, con una duración de tres meses, lo cual se convierte todavía en un problema mayor si el personal renuncia para irse a otro lado. “Si por medio de realidad virtual, podemos acelerar los problemas de capacitación e incluso elevar los índices de retención, la mayoría de los procesos que realizan se convierten en práctica”, destacó.

Una de las ventajas de este tipo de tecnología en la capacitación es la estandarización del proceso de capacitación. “Ya no se tendrá que depender de que si un personal que tiene más tiempo está más o menos capacitado para dar ese aprendizaje, el aprendizaje es el mismo para todo el mundo, porque se da a través de una aplicación”, señaló.

“Estas aplicaciones tienen metas concretas de aprendizaje. Se dividen en muchos casos en aplicaciones que tienen versiones guiadas con las que se les enseña paso a paso a los colaboradores, y también tienen versiones de evaluación en la que se puede obtener retroalimentación”, explicó.

Herrera explicó que un aspecto interesante de este tipo de tecnología es que evitan el llamado “scrap”, es decir, pérdida de material. “En los departamentos de inducción donde hemos trabajado, esa es una de las necesidades que se identifican. Para capacitar al personal, se considera un cierto porcentaje del producto que ya se considera como pérdida, para que el personal pueda tener el aprendizaje práctico con el ensamble del producto”, agregó.

De acuerdo con Herrera, esta tecnología ha permitido crear, por ejemplo, el primer centro de capacitación inmersiva de Johnson & Johnson. “Logramos completar toda la parte de la creación del contenido para esas aplicaciones. El equipo de Johnson & Johnson hizo una labor grandísima para la creación del espacio físico para la capacitación virtual e inmersiva”, detalló.

Por último, Herrera dijo que con estas tecnologías hay un beneficio financiero que se puede palpar en un corto plazo, por lo que invitó a las industrias a considerar este tipo de tecnologías para optimizar sus procesos de capacitación inicial. 

 

 

Fuente: New Discovery Media


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas