Querétaro

Aeroespacial 

Latécoère Querétaro, un negocio con futuro

Por Víctor Vázquez. Octubre 2021

En febrero de este año, Latécoère comenzó las operaciones de su planta queretana, producto de la adquisición de las actividades de sistemas de interconexión (EWIS, por sus siglas en inglés) de Bombardier en Querétaro

Con esta compra, la empresa de origen francés dio un paso fundamental en su plan de crecimiento global, el cual tiene como protagonista a la región de América del Norte, refirió Mohamed Amine Ayari, director de la planta queretana de Latécoère.

“Como corporativo estamos buscando crecimiento, principalmente en Norteamérica. Entonces, para nosotros, la posición de México es estratégica para realizar todas las actividades seriales y de diversificación del negocio en todas las áreas: aeroespacial, pero también médica, militar, defensa… Pensamos que 50% del crecimiento que vamos a tener en los próximos cinco años se registrará en Norteamérica”, apuntó el directivo en entrevista.

En México, el grupo francés tiene dos plantas, una en Hermosillo, Sonora, y la más reciente que adquirió en Querétaro, en el municipio de Colón.

Esta segunda planta es crucial para su estrategia, ya que se ubica en el centro del país y en una de las regiones con mayor presencia de inversiones aeroespaciales en el mundo.

En la categoría de desempeño de Inversión Extranjera Directa del ranking Aerospace Cities 2020/21 de la publicación fDi, de Financial Times, Querétaro se posicionó en el octavo lugar a nivel mundial. 

“La adquisición [del EWIS] de Bombardier es una decisión basada en la cercanía con nuestros clientes, para asegurar su satisfacción debido a la proximidad con el sector aeroespacial y con nuestros socios estratégicos, como Safran y Airbus. Airbus, por ejemplo, es un socio histórico para Latécoère, tenemos más del 50% de nuestros negocios con ellos, incluyendo aeroestructuras  e interconexiones”, destacó el entrevistado. 

La producción en Querétaro se centra en la manufactura de arneses eléctricos, paneles y racks para los jets de Bombardier, así como en la fabricación de arneses de turbinas y sistemas hidráulicos. 

Esta compañía canadiense es el principal cliente de la planta de Latécoère en Querétaro. La fábrica queretana de Bombardier, por ejemplo, es responsable del 20% de las exportaciones hechas por la francesa desde esta entidad del Bajío. Otro tanto viaja plantas de este cliente en Canadá, el resto se exporta a lugares como Irlanda y China, donde otros socios de Latécoère tienen presencia. 

 

DIVERSIFICACIÓN

La producción descrita pertenece a clientes de la industria aeroespacial; sin embargo, el grupo francés ha emprendido un proceso de diversificación a nivel mundial, y sus ubicaciones en México se perfilan como protagonistas de estos cambios.

Uno de los más recientes proyectos de Latécoère es su incursión al sector automotriz, para el que desarrolla arneses para camiones eléctricos.  

“Podemos medir el mercado en general, sabemos que el petróleo viene a la baja y los países a nivel mundial, sobre todo en Europa e incluso en América Latina, están buscando bajar el consumo del petróleo, por eso nos estamos preparando y adaptando a las tecnologías del futuro; por ahora estamos participando en proyectos de camiones eléctricos. Iniciamos con la entrega de las primeras piezas, producidas en Sonora, y en septiembre entregamos las primeras piezas hechas en Querétaro”, detalló Amine Ayari.

Este proyecto se une a otros en los que han logrado incursionar con éxito fuera del sector aeroespacial. Durante la pandemia, por ejemplo, desarrollaron piezas para ventiladores eléctricos, en conjunto con una empresa canadiense. 

“Se produjo en tres meses el equivalente en arneses eléctricos para 9,000 unidades de respiradores. Fue un proyecto humano y al mismo tiempo un proyecto de diversificación, que se hizo en la planta de Sonora. […] Nos preparamos para la diversificación, el crecimiento en diferentes mercados: automotriz, aeroespacial, médico, etc.  incluyendo arneses de constelaciones y satélites con diferentes clientes”, entre ellos Amazon, añadió el directivo tunecino. 

La entrada a nuevos sectores ha sido relativamente sencilla, continuó el director de la planta. La experiencia y rigor que les ha dado su participación en la industria aeroespacial les otorgó confianza para asumir otros retos con “excelencia y compromiso”, como lo marca su filosofía empresarial. 

“Nuestras capacidades en los sistemas de interconexión nos permiten desarrollar proyectos con agilidad; en ocho o 10 semanas”, resaltó.

Estas capacidades están respaldadas por diversas certificaciones. Destacan el AS9100, 

sistema de gestión de calidad para organizaciones de aviación, espaciales y de defensa; así como certificaciones especificas expedidas por clientes como Airbus y Bombardier.

Prevén otras más para el sitio queretano, como el ISO 14001 (gestión medioambiental) y el ISO 26000 (responsabilidad social).

 

CAPITAL HUMANO

Otra clave para la diversificación ha sido el talento y la capacidad de este para adaptarse rápido a los cambios. En este rubro, el capital humano mexicano tiene varias fortalezas, advirtió Mohamed Amine

“La mano de obra, los empleados y colaboradores en México tienen una característica muy propia, muy específica: la creatividad de hacer las cosas, de proponer soluciones y al mismo tiempo esta flexibilidad al cambio; es algo que Latécoère busca.

 “La crisis del Covid-19 nos permitió el desarrollo de proyectos, abrió la oportunidad de diversificarnos, de hacer cambios y ahorros necesarios para asegurar el negocio. Es crucial aceptar el cambio, acompañarlo para lograr los objetivos a nivel corporativo y de los clientes. En Latécoère trabajamos con alegría con la cultura mexicana por su aceptación y disposición a las transformaciones, lo cual nos da mucha confianza para seguir invirtiendo en México”, destacó el entrevistado. 

Además, la planta en Querétaro está lista estructuralmente para la entrada de nuevos clientes y sectores, así como para consolidarse en industrias ya conocidas por el grupo.

Esta locación, detalló su director, ofrece diseño, manufactura, pruebas e incluso la instalación y el mantenimiento de piezas y productos para sus clientes.

“Nuestra capacidad es de aproximadamente 60,000 horas productivas por mes; contamos con más de 1,000 números de partes diferentes activos y más de 1,800 que podemos manufacturar en la planta. Son números muy altos y es una particularidad de la planta de Querétaro, donde tenemos una diversidad de certificaciones, clientes y de los procesos de fabricación, con muchas tecnologías, programas, aviones y arneses distintos”. 

Estos procesos se fortalecen con capacitaciones constantes para los 506 colaboradores que hay en Querétaro, se trata de un “plan de desarrollo personal y un plan de desarrollo global a nivel planta; con el fin de preparar nuestros proyectos, tenemos diferentes métodos de capacitación y acompañamiento de nuestro personal.” 

Latécoère cuenta con su propia academia, la cual “tiene la misión de acompañar internamente nuestros procesos específicos y de nuestros clientes en las líneas de producción para asegurar el conocimiento y habilidad de nuestros empleados a nivel técnico, incluyendo el nivel de calidad, comportamiento y actitud. Es muy importante para nosotros tenerlo internamente, para garantizar una comunicación eficiente y al mismo tiempo contagiar la cultura de empresa”.

A decir del director de la planta, esta iniciativa ya ha rendido frutos, pues los trabajadores ya han adoptado los valores de Latécoère y ya se identifican con la compañía francesa.

“Pasar de una empresa como Bombardier a Latécoère no es sencillo y es importante reconocer el sentido de pertenencia del personal. Es un reto y estamos orgullosos de que nuestros colaboradores ya se sientan miembros de la familia Latécoère”, concluyó Amine Ayari. 


Te puede interesar

Ediciones Impresas