• Ediciones Impresas
  • Expos
  • Suscríbete

Advertising

La electrificación de los edificios, una realidad

Redacción.
Octubre 24, 2023

Advertising

Font size:
Imprimir

Las empresas en todo el mundo trabajan con el objetivo de reducir el impacto ambiental a través de estrategias como la eficiencia energética de los edificios, la nueva generación de refrigerantes, mejores prácticas en la administración de los sistemas de aire acondicionado, así como diversas mejoras enfocadas en la automatización. 

Sin embargo, otro factor esencial que comienza a tomar relevancia y marcar la diferencia es la electrificación de los sistemas (HVAC, calefacción, ventilación y aire acondicionado por sus siglas en inglés).

A medida que la red de energía eléctrica hace su transición hacia fuentes más ecológicas, libres de carbono y que generan menos emisiones, los tomadores de decisiones buscan reducir al mismo tiempo el consumo de combustibles fósiles en los edificios, mientras aceleran el proceso para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero al utilizar energía más limpia.

 

La electrificación es el futuro cercano

 

En todo el mundo, la electrificación de los edificios está ganando terreno como una estrategia práctica para la descarbonización. Su uso es muy efectivo y oportuno, especialmente en lugares como México, donde la red eléctrica está en transición hacia fuentes de energía limpia y renovable. Aunque la mayor parte de la generación de electricidad en la actualidad se basa en combustibles fósiles, el constante crecimiento de las energías renovables representa una gran oportunidad para llevar a cabo esta transición.

Es importante señalar que, si bien el enfriamiento en sistemas de aire acondicionado en edificios ya se realiza a través de energía eléctrica, la mayoría de las emisiones que provienen directamente de los edificios se deben al uso de combustibles fósiles en los sistemas de calefacción.

 

La oportunidad para los dueños de edificios

 

Carlos García, director general de Trane México, manifestó que compañías de todo el mundo ya han establecido objetivos de descarbonización para reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

El primer paso es evaluar diferentes aspectos de los antiguos sistemas HVAC y, si es necesario, reemplazarlos por alternativas que utilicen energía eléctrica. Esto ayudará a reducir las emisiones de CO2, ya que los edificios representan el 38% de las emisiones a nivel mundial, mientras que los sistemas HVAC representan el 40% del uso de energía de los edificios, según cifras de la Alianza para el Ahorro de Energía.

Cabe mencionar que “el 92% de las empresas del S&P 500 y el 42% de las empresas Fortune 500 incluyen compromisos de reducción e incluso cero emisiones netas que probablemente requerirán medidas de reducción de emisiones de carbono y acelerarán la transición a sistemas HVAC híbridos o totalmente eléctricos. Ya sea por convicción propia, por cumplimiento de regulaciones o incentivos financieros, la electrificación debería estar en la conversación de todos los tomadores de decisiones”.

 

Las bombas de calor para edificios pueden ser la clave

 

Existen diversas formas de calefacción eléctrica, como el calentamiento por resistencia que incluye hornos eléctricos, y también está la tecnología de la bomba de calor, la cual se ha convertido en líder en la industria debido a su bajo consumo energético y, en consecuencia, a un menor costo operativo e impacto en la demanda de energía.

¿Por qué las bombas de calor para edificios son tan eficientes? La respuesta breve es que no generan calor. Esta alternativa mueve el calor de las habitaciones con exceso de calor a las áreas donde más se necesita. Las leyes de la termodinámica indican que se necesita menos energía para transferir calor que para generarlo, lo que se traduce en ahorros significativos de energía y costos.

Tradicionalmente, las bombas de calor se veían como una solución residencial de calefacción y enfriamiento, y rara vez se adaptaban a edificios más grandes, ya que su uso estaba limitado a climas con temperaturas exteriores superiores a -7 grados centígrados. Por debajo de esa temperatura, se debía activar otro sistema de calefacción con combustibles fósiles o de resistencia eléctrica. Sin embargo, el avance tecnológico de este sistema permite que sea una opción para más inmuebles.


TEMAS RELACIONADOS:

Eléctrico / Electrónico

Descubre las últimas novedades de la industria en nuestra edición impresa, disponible en formato digital.

Ver todas las ediciones