Advertising

Nuevo León

Capital Humano 

Excelencia operativa contra el liderazgo transformador

Por Perla Eunice. Enero 2021

Las empresas deben ser muy buenas en lo que hacen en el día a día: deben controlar sus costos, generar un buen desempeño, entre otros aspectos; sin embargo, eso no es suficiente. Hay muchos retos en la sociedad para los cuales se tienen que plantear nuevos cambios. 

“Se requiere un liderazgo realmente transformacional en donde la persuasión, la capacidad de enganchar con los clientes, con los trabajadores, y la influencia que podemos tener sobre ellos, es cada vez más importante”, compartió Eric Porras, director de programas MBA de EGADE Business School, durante un webinar presentado por ERIAC Capital Humano. 

Por ello, es de gran ayuda contrastar los aspectos de la excelencia operativa con los de un modelo que responda a la necesidad de transformación y cambio. Por un lado, la excelencia operativa trabaja sobre ambientes controlados y operaciones estandarizadas. En las medidas de desempeño tradicionales, se opera con base en dashboards con KPI que miden sobre parámetros definidos, y se esperan resultados sobre los rangos establecidos.

No obstante, para atender a la volatilidad que existe hoy en día respecto a procesos y sistemas, los líderes deben pensar en estrategias que visualicen una menor certeza de lo que ocurrirá en el futuro. 

“Los KPI no promueven la innovación. Por lo tanto, se necesita un tablero de medición mucho más flexible en donde los resultados no necesariamente estén bien definidos, donde pueda haber incertidumbre en ellos y una mayor amplitud en términos del resultado de los KPI”, dijo Porras.

En los proyectos de transformación, se requieren esquemas de administración que contemplen tiempos que se alarguen, que se acorten, y el ajuste del plan sobre la marcha. “El liderazgo debe hacer las adecuaciones cada cierto tiempo y entender que los resultados no siembre serán tan predecibles como uno quisiera”, mencionó.

Otro de los aspectos importantes es la disolución del modelo de administración jerárquica, en donde cada una de las funciones están estrictamente delimitadas y existe el desarrollo a nivel individual. En cambio, contrastó Porras, los tiempos actuales demandan una organiación más colaborativa: se requiere una descentralización del liderazgo y empoderar a los colaboradores para generar ambientes de cooperación, innovaión y cambio. “Nadie es el líder, todos tienen una voz para iniciar proyectos”, resaltó.

Finalmente, destacó la importancia de encontrar un balance entre la excelencia operativa —que hace que el negocio prospere a corto plazo— y el liderazgo transformacional. “Para que las empresas tengan éxito a mediano y largo plazo, necesitamos del liderazgo transformacional, que implica moverse hacia esquemas más disruptivos, retadores e innovadores”, concluyó.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas