Advertising

Guanajuato

Automotriz 

Consultor en la industria automotriz da a conocer los desafíos en el entorno global

Por Lizete Hernández. Octubre 2020

La Escuela Nacional de Estudios Superiores Unidad León (ENES) llevó a cabo el sexto seminario Industria 4.0 y Convergencia Tecnológica en donde tuvo como invitado a Thomas Karig, consultor independiente en sector automotriz, quien habló sobre los retos de la industria.

El experto comentó que la implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) tendrá una fuerte influencia en la industria automotriz, y dijo que es importante considerar que en los últimos 20 años se han instalado 12 plantas automotrices en territorio mexicano, es decir, se duplicó la inversión en el sector, lo cual, ha marcado el desarrollo de esta industria en el país.

Dio a conocer que México se encuentra en el centro de los mercados mundiales, con grandes ventajas geográficas y logísticas, por lo que, los tratados comerciales, le dan la posibilidad de aprovechar la oportunidad hacia la diversificación de mercados.

Recordó que las cuatro exigencias principales del T-MEC son que el contenido regional sea de un 75%, lo cual, abarca a los componentes principales de los autos, (motor, caja, ejes y baterías) el origen del acero y el aluminio y el contenido laboral, que en un 40% del valor deberá ser fabricado en plantas que pagan más de 16 dólares la hora.

“Esto significa esfuerzos adicionales para incrementar el valor agregado regional, pero también deberá sumarse la competitividad y analizar la regla de componentes principales, pues reduce efectos de escala para los grupos automotrices”, comentó.

El también exvicepresidente de relaciones corporativas y compliance officer de Volkswagen de México, dijo que, ante este panorama, el cálculo de contenido regional tiene qué ser más exacto y sofisticado, y los proveedores de autopartes deben proveer datos completos, detallados y comprobables, pues las opciones para cumplir con el contenido se deben evaluar con estrictos criterios económicos.

“Muchas empresas mexicanas están reconfigurando su gama de productos, buscando facilitar la integración regional, también están apostando a la regionalización de las cadenas de suministro para mejorar la resiliencia, y al mismo tiempo, cumplir con las reglas de origen”, comentó.

Pronosticó que México puede ser una opción para reubicar fuentes de suministro desde otras regiones, pero el cambio no será inmediato, pues depende de los ciclos de modelo, lo cual requerirá de tecnologías de manufactura avanzadas y personal capacitado para operarlas.

Consideró que el fenómeno de la digitalización significa una disrupción para la industria automotriz a través de la conectividad, Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas y la ciberseguridad.

“Las empresas automotrices deberán buscar nuevos socios o alianzas dentro y fuera de la propia industria a fin de adoptar el concepto de la agilidad, algo que es difícil de lograr para empresas establecidas”, reflexionó.

Finalmente, dijo que la tendencia en el sector es compartir conocimientos y tecnología para el desarrollo de nuevos productos, ejemplificó el caso de BMW Group y Daimler, quienes han unido esfuerzos para consolidarse.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas