Advertising

Internacional

Automotriz  Tecnología 

Volkswagen investiga el futuro del transporte en Silicon Valley

Por Elenne Castro. Julio 2021

Durante más de dos décadas, Volkswagen Group of America ha estado investigando el futuro del transporte en Silicon Valley, y lanzó lo que antes se conocía como Laboratorio de Investigación Electrónica para aprovechar la innovación y el espíritu de la zona, y se convirtió en uno de los primeros fabricantes de automóviles en establecer un equipo multifuncional en la región.

Comenzando con tres empleados en 1998, la unidad ahora conocida como el Centro de Innovación e Ingeniería de California (IECC) ha contribuido con docenas de innovaciones a los vehículos Volkswagen en todo el mundo y más de 250 solicitudes de patentes.

Hoy en día, el IECC es el principal centro de innovación de la costa oeste de Volkswagen y tiene cuatro objetivos principales: investigar innovaciones en movilidad, aplicar inteligencia artificial y soluciones digitales a los desafíos comerciales, desarrollar tecnología clave para sistemas autónomos y encontrar formas de mejorar la sostenibilidad a través de nuevos materiales y descarbonización.

Demmelbauer-Ebner, vicepresidente ejecutivo y director de ingeniería de Volkswagen Group of America, comentó que se encuentran orgullosos de los logros de tecnología e ingeniería que el equipo de Silicon Valley continúa liderando y construyendo para la compañía automotriz.

“Durante más de 20 años, IECC ha sido un impulsor clave detrás de nuestros esfuerzos por combinar nuestra experiencia automotriz y nuestro espíritu creativo, lo que nos permite ofrecer continuamente innovaciones pioneras en el mercado y una experiencia de usuario líder para nuestros clientes en el mundo”, comentó.

Hogar de unos 200 científicos, ingenieros, diseñadores y otros especialistas, el IECC tiene dos ramas: el Centro de Innovación de California (ICC) y el Centro de Ingeniería de California (ECC)

El ICC juega un papel clave en la construcción de tecnología para Volkswagen en todo el mundo, trabajando con otros centros de innovación del Grupo en Alemania y Asia, aprovechando las conexiones con empresas emergentes, universidades estadounidenses y laboratorios de investigación para identificar nuevas tecnologías.

"Nuestro objetivo es impulsar la transformación en una empresa de automóviles impulsada por la tecnología. Estar en Silicon Valley nos brinda una gran oportunidad para impulsar innovaciones en millones de vehículos", afirmó.

Para hacerlo, es necesario resolver preguntas clave sobre cómo la tecnología y la innovación pueden abordar algunos de los desafíos más difíciles en el negocio automotriz. 

Por ejemplo, los equipos de Belmont han estado investigando cómo la inteligencia artificial podría ayudar al avance de la conducción autónoma, mejorar la salud de la batería o crear nuevos materiales para productos de movilidad aún más sostenibles.

Los expertos de ICC también han desarrollado herramientas de realidad virtual y aumentada que ahora están siendo utilizadas por los diseñadores e ingenieros de fábrica de Volkswagen. Su trabajo de investigación también ayudará a impulsar el procesamiento masivo de datos y el aprendizaje automático necesarios para hacer realidad los vehículos autónomos.

El papel de la ECC también sigue creciendo. Sus expertos ayudan a convertir las innovaciones en productos utilizables para los clientes de Estados Unidos. Y eventualmente de todo el mundo, desde funciones de asistencia al conductor que utilizan visión artificial hasta aplicaciones que ayudan a conectar a los propietarios con las funciones de su vehículo. El trabajo afectará prácticamente a todos los vehículos que el Grupo Volkswagen de América vende en la región del Norte, incluidos los vehículos eléctricos como el nuevo SUV Volkswagen ID.4 y los futuros modelos de vehículos eléctricos en toda la cartera.

Por ejemplo, los equipos de expertos en Belmont están diseñando conceptos interiores de próxima generación para vehículos eléctricos con capacidad autónoma en Volkswagen, teniendo en cuenta cómo los controles interiores y la interfaz hombre-máquina deberán cambiar cuando un vehículo tenga más funciones de conducción autónoma.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas