• Ediciones Impresas
  • Expos
  • Suscríbete

Advertising

Suma de voluntades, clave para el crecimiento de la industria automotriz

Alejandra Oropeza.
Junio 01, 2023

Advertising

Font size:
Imprimir

Actualmente, Elisa Crespo es presidenta ejecutiva del Clúster Automotriz del Estado de México. Es licenciada en Mercadotecnia por la Universidad Autónoma de México y cuenta con una maestría en Administración de Negocios y Alta Dirección, una especialidad por el MIT. Tiene más de 23 años de experiencia en la industria automotriz.

 

¿Cuál es el panorama actual de la industria automotriz en México? ¿Cómo está posicionado

México a nivel mundial?

Estamos en un momento de grandes oportunidades para todos. Dejamos atrás la pandemia y, de alguna manera, a todos los retos que se presentaron les hemos dado su cauce,  

de tal suerte que existe una recuperación en los mercados, y lo mejor de todo es que recuperamos

también fuentes de empleo; para este año, hemos llegado a la cifra de los 900,000, participando en la producción de partes y componentes en todo el país, y eso es importante.

Hoy tenemos importantes desafíos para nuestro sector. Estos grandes movimientos económicos de mercado y de tendencias nos han llevado a replantearnos una nueva industria que tiene que

ver con estas tendencias de movilidad, llámese vehículos eléctricos, híbridos y de combustión interna. Las características de estas tendencias requieren de dobles esfuerzos en esta nueva manera de producir vehículos en México y en el mundo. En principio, las grandes corporaciones están realizando fuertes inversiones en tecnología para transformar las líneas de producción, aplicando innovaciones en sus procesos de manufactura que les permitan ser más eficientes y, al mismo tiempo, ser congruentes con el cuidado del medio ambiente. 

La posición geográfica de México lo coloca en la mira de estas grandes inversiones; si a esto sumamos las lecciones aprendidas de pandemia y el impacto que la guerra de Rusia contra Ucrania, hace que se aceleren los planes de relocalización de plantas proveedoras de las OEM  para estar más cerca de sus clientes, privilegiando los conceptos de regionalización por globalización, es decir, replanteando los modelos de cooperación comercial y, en consecuencia, fortaleciendo a México. 

 

¿En qué escenario se encuentra México?

Creo que estamos en el mejor escenario, con grandes oportunidades. Respecto al capital humano, el sector industrial y la academia tenemos un gran reto: hacer que México cuente con suficiente mano de obra calificada para responder a las demandas de esta industria. Hoy nos encontramos trabajando en dar ese alto valor agregado que necesita el talento humano para atender las necesidades que tiene la producción de vehículos eléctricos, retomar los conceptos de la electrónica; se requiere, además de ingenieros mecánicos, ingenieros especializados cada vez más en sistema embebidos, es decir, gente preparada que comprenda inteligencia computacional 

y eso requiere de un gran trabajo de formación y capacitación en toda su verticalidad de la estructura de las áreas de recursos humanos y del sistema educativo.

Por otro lado, tenemos el desarrollo e innovación de los nuevos materiales para producir vehículos más ligeros que faciliten no solo el desplazamiento, sino que también sean compatibles con el medio ambiente, que hoy en día forma parte de una normativa y regla a cumplir dentro de cualquier tratado internacional, y que forman parte de los elementos a considerar para pertenecer a la cadena de valor. 

El reto permanente para el sector industrial está en lograr escalar a la micro, pequeña

y mediana empresa a las cadenas de valor para que las compañías Tier 1 tengan en realidad la posibilidad de sustituir partes y componentes. 

No menos importante de todo lo anterior, está la infraestructura. Cómo lograr que nuestro país acelere de manera contundente todos estos temas que tienen que ver con la regulación de energía, su abastecimiento tanto para la fabricación como para el servicio, una vez que el vehículo ya se encuentre en circulación.

Hay un gran movimiento como nunca antes se había visto y eso hace que los grandes negocios se fortalezcan, que van dando la claridad de cuál es el rumbo que deberán tomar las regiones, cuál será la vocación, y como muestra hay tres regiones importantes, por ejemplo, el primer vehículo de fabricación eléctrica en serie que se hace en el país está en Estado de México con la armadora Ford. Existen desarrollos para la fabricación de  unidades por parte de la marca de Stellantis para el año 2024 en la fábrica de Toluca, así como el anuncio de inversión en la planta de BMW en San Luis Potosí para la fabricación de vehículos eléctricos, y también en Nuevo León con la llegada de Tesla para los próximos años. 

Todo esto pone a mover la sinergia del sector automotriz a un paso acelerado.

 

¿Se están dando los pasos correctos para permear esa esencia del desarrollo y de la

innovación?

Por supuesto que sí, hay una tarea continua y sistemática que se está realizando en las organizaciones como los clústeres. Por otro lado, tenemos que trabajar en una visión de corto y mediano plazo porque no solo se trata de hacer un planteamiento, hay que ejecutar para alcanzar los objetivos planteados y hoy hay que hacerlo de manera más acelerada.  

Ese es el caso del Clúster Automotriz del Estado de México, que, después

de cumplir 10 años el pasado 16 de mayo, damos a conocer una gran alianza, a través del gobierno de la Ciudad de México y de la colaboración directa con la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México; el Clúster Automotriz del Estado de México extiende sus operaciones, de tal manera que no solo vamos a ser del Estado de México, sino ahora también de la Ciudad de México.

Esta alianza resulta muy lógica en función de la suma de voluntades y es clave para el crecimiento de la industria automotriz. Territorialmente, el Estado de México es una diadema que envuelve a la Ciudad de México, la colaboración y la interacción entre una entidad y otra es cotidianamente. Entonces, ¿qué necesitamos? Alinear los esfuerzos del Estado de México y de la Ciudad de México

para fortalecer y visibilizar la región, es interesante revisar los números de competitividad y productividad de estas dos entidades  que están  dando  respuesta al nearshoring, dar respuesta al diálogo sobre lo que en el sistema educativo tendría que suceder por las necesidades que tiene el sector empresarial, aprovechar las capacidades que tiene el Estado de México en materia logística y hacer más eficiente el tránsito sobre la distribución de última milla. Todos estos temas forman parte de la trazabilidad de las operaciones que tienen que ver directa e indirectamente con el sector industrial.

Esta alianza convierte a la región como una de las más importantes e interesantes para la atracción de inversiones, para dar respuesta a la demanda y a los desafíos que hoy enfrentamos en la industria automotriz. 

 

¿Cuáles son los retos que está enfrentando la industria mexicana y en qué se debe trabajar para no perder competitividad y seguir ganando terreno?

Lo que nos hace más falta para poder responder a este movimiento del nearshoring es continuar trabajando en brindar las facilidades que la inversión necesita, brindar certeza jurídica, cuidar la infraestructura existente y no abandonarla, asumir lo que le corresponde a la administración local, municipal y del estado. Continuar fortaleciendo la cultura empresarial del mexicano, no dejar de prepararnos. 

Hacer una realidad que en México puedes encontrar lo que se necesita por precio y por calidad. 

Las pequeñas empresas tienen el riesgo de desaparecer en esta transición tecnológica si continúan dormidas pensando que el futuro está muy lejano, cuando hay otras que han entendido que el futuro nos alcanzó, es ahí donde vemos a los chinos que no tienen miedo de llegar a México y empezar aquí. Entonces, creo que nos falta a nosotros los mexicanos perder el miedo, dar el paso y creer en nuestras propias capacidades. 

Hoy necesitamos mirar las oportunidades que nos brinda nuestro propio país, mirar las regiones que antes no veíamos, esas regiones cuentan con una oferta productiva interesante que hay que hacer crecer.

 

 

¿Qué viene para ClautEdoMex en los próximos años con el auge de los vehículos eléctricos, la reconfiguración de las cadenas y los vehículos de hidrógeno? ¿Hacia dónde van las estrategias para la visión que ustedes tienen y para el crecimiento acelerado que experimenta la industria? 

Estamos trabajando en mapear todos los procesos a nivel ingeniería sobre lo que implica la integración de la cadena de valor de un vehículo eléctrico, entre la fabricación de un vehículo y otro existe una reducción considerable de partes y componentes, alrededor de un 30%, y las adaptaciones de nuevos materiales más ligeros, entonces, a nivel ingeniería, necesitamos entenderlo.

Otra es que generaremos las mesas de trabajo con esas grandes instituciones académicas como el Instituto Politécnico Nacional (IPN) o la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que tienen buenos proyectos e iniciativas que solo ellos conocen, estaremos convocando a las mesas de diálogo. 

Continuaremos fortaleciendo aún más este evento que hacemos año con año, que es el Business Automotive Meeting, que, en esta edición, la propuesta es totalmente distinta la cadena productiva y la ingeniería mexicana será lo más importante a destacar. 

Vincular  la región de  Vallejo e Iztapalapa:  son áreas productivas  importantes y que es necesario visibilizarlas como lo hemos hecho con todas las regiones que conforman el Estado de México, lograr sumar las visiones y consolidarlas en una sola para trabajar por un solo fin, crecimiento. 

Agradezco a todos los que confiaron en nosotros y que han estado en este recorrido de los 10 años. El desafío es muy grande y, por supuesto, no es de una sola persona, lo que hace que las cosas sean posibles es la suma de voluntades.


Descubre las últimas novedades de la industria en nuestra edición impresa, disponible en formato digital.

Ver todas las ediciones