Advertising

Querétaro

Manufactura 

Sistemas colaborativos, aliados de la cuarta revolución industrial

Por Víctor Vázquez. Noviembre 2020

Dar cumplimiento a las metas de grandes corporativos no es sencillo, apuntó Antonio Velázquez, director de recursos humanos en Eaton México; sin embargo, una empresa del tamaño de la que representa el experto en capital humano ha encontrado, en los sistemas de colaboración, la respuesta a importantes desafíos.

Tenemos más de 10,000 empleados en todo el mundo, más de 300 plantas y varias divisiones de negocio. Una división de negocios, como puede ser la aeroespacial, por ejemplo, le importa muy poco lo que puede ser la división eléctrica o la división automotriz o hidráulica, y debería ser todo lo contrario, buscar esa sinergia, esa colaboración para alcanzar el objetivo primordial de la organización, que además de todo, es obviamente lograr el resultado financiero”, señaló Velázquez, durante el webinar “Sistemas colaborativos en la cuarta revolución industrial”.

El especialista enlistó diferentes sistemas que son base de la operación de grandes corporativos, como el de calidad, manufactura, gestión de talento, innovación y seguridad; sin embargo, los sistemas colaborativos son poco explotados.

“No tener un sistema de colaboración tiene un impacto muy fuerte en la productividad y simplemente en la colaboración para alcanzar los objetivos de la empresa, sobre todo en una tan compleja como en la que yo trabajo”.

Antonio Velázquez estimó que la falta de claridad de los beneficios que la colaboración aporta y sobre todo la incapacidad de lograr una aplicación exitosa de este sistema es lo que ha impedido una adopción mayor de este tipo de proyectos por parte de las empresas.

Habló entonces de su propia experiencia y de cómo han logrado establecer un sistema colaborativo funcional.

“Fue muy difícil cambiar procesos. El tema de transformar la cultura de trabajo en una empresa es complejo, hay que darle seguimiento para que ese cambio se dé […]; el verdadero reto es la resistencia al cambio, que es natural al ser humano; cambiar eso, la cultura y el uso en el ser humano y todo esto que se está dando en un sistema de colaboración es un reto fuerte, que se puede hacer y los resultados pueden ser espectaculares”.

Al respecto, el directivo aconsejó implementar objetivos claros y medibles, cuyos alcances y procesos deben ser comunicados a los involucrados, pero sobre todo, insistió, se debe dar seguimiento a lo planeado.  

“Es muy importante el seguimiento de esos objetivos, es tan importante como plantearlos. Lo que no se mide no se puede gerenciar […] Hay miles de herramientas para ello, es simplemente [establecer] cómo junto todo esto para tener un verdadero sistema de gestión y colaboración y así poder gerenciar hacia dónde quiere ir la empresa”, expuso.

 

DISCIPLINA

Las acciones antes destacadas requieren disciplina, subrayó el experto, al tiempo de poner de ejemplo los sistemas de calidad, que tienen altos niveles de exigencia, que se cumplen a partir de métodos muy rigurosos.

“Sé que para llegar a un sistema de cero defectos, debemos tener todo debidamente implementado, perfectamente bien analizado y todo monitoreado, prácticamente todo el tiempo. Este sistema no es muy diferente, este sistema de colaboración sería prácticamente lo mismo”.

Los sistemas colaborativos se deben apoyar de plataformas tecnológicas de colaboración, herramientas de redes sociales empresariales y una intranet corporativa, entre otras soluciones.


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas