• Ediciones Impresas
  • Expos
  • Suscríbete

Advertising

Responsabilidad y agilidad organizacional, claves para el éxito empresarial

Redacción.
Mayo 31, 2023

Advertising

Font size:
Imprimir

En el entorno laboral actual, la responsabilidad y la agilidad organizacional se han convertido en elementos esenciales para el éxito de las empresas. Se trata de competencias fundamentales a desarrollar en el capital humano y debe ser tarea prioritaria para la función de Recursos Humanos.

Mauricio Reynoso, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), comentó que tanto los líderes como los colaboradores desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de una cultura organizacional que fomente la responsabilidad individual y colectiva, así como la capacidad de adaptación y respuesta rápida ante los desafíos y cambios constantes.

Al respecto, la responsabilidad individual es un aspecto esencial en el ámbito laboral, donde los colaboradores asumen el vínculo entre sus acciones, decisiones y resultados. Sin embargo, solo es efectiva cuando se combina con la responsabilidad colectiva. Los colaboradores deben ser capaces de trabajar en equipo, colaborar y apoyarse mutuamente para lograr resultados conjuntos y superar desafíos.

“Esto implica ser más conscientes de las metas y objetivos de la organización, cumplir con las tareas asignadas, actuar de manera ética y buscar constantemente la mejora y el crecimiento profesional”.

Expresó que, el primer paso para mejorar los niveles de responsabilidad consiste en fomentar la conciencia individual y colectiva. Cabe destacar que, los líderes y colaboradores deben comprender claramente su papel en la organización, las metas y objetivos comunes, y cómo sus acciones afectan al equipo y a la empresa en general. 

“Esto puede lograrse a través de talleres, capacitaciones y sesiones de coaching que promuevan la reflexión y el autoanálisis. Los participantes deben ser alentados a identificar áreas de mejora y establecer metas personales para fortalecer su responsabilidad”.

Por otra parte, los líderes desempeñan un papel fundamental en el fomento de una cultura de responsabilidad en la organización. Deben establecer expectativas claras, comunicar la visión y los valores de la empresa, y promover la rendición de cuentas en todos los niveles. Además, deben asumir su papel como modelos a seguir, demostrando responsabilidad en su propia conducta y toma de decisiones. Al empoderar a sus colaboradores y brindarles autonomía, los líderes pueden fomentar una mayor responsabilidad individual y colectiva.

A su vez, la agilidad organizacional se refiere a la capacidad de la empresa para adaptarse rápidamente a los cambios y desafíos del entorno laboral. En un mundo donde la tecnología avanza rápidamente, los mercados cambian y las necesidades de los clientes evolucionan, pues la agilidad se ha vuelto piedra angular para los negocios.

“Implica la capacidad de anticipar y responder de manera eficiente y efectiva a los cambios, aprovechando las oportunidades y minimizando los riesgos. La agilidad organizacional requiere una mentalidad abierta al cambio, la capacidad de tomar decisiones rápidas y la flexibilidad para ajustar estrategias y planes según sea necesario”.

La agilidad organizacional se basa en la capacidad de tomar decisiones rápidas y efectivas. Para entrenar a líderes y colaboradores en esta habilidad, es fundamental proporcionarles herramientas y técnicas para la toma de decisiones ágiles.

“Esto puede incluir la práctica de la resolución de problemas en situaciones simuladas, el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico y la exposición a escenarios de toma de decisiones bajo presión. Los entrenamientos deben enfatizar la importancia de equilibrar la velocidad con la calidad de las decisiones y fomentar la confianza en la capacidad de adaptarse y corregir el rumbo si es necesario”.

Los líderes desempeñan un papel esencial en el desarrollo de la agilidad organizacional. Deben fomentar la toma de decisiones ágiles y descentralizadas, permitiendo a los colaboradores tomar iniciativas y asumir riesgos calculados.

La responsabilidad y la agilidad organizacional se ven fortalecidas por una mentalidad de aprendizaje continuo y adaptabilidad. Los líderes y colaboradores deben ser incentivados a buscar oportunidades de desarrollo profesional y personal, ya sea a través de cursos, lecturas, mentorías u otros recursos. 

El entrenamiento debe fomentar la capacidad de aprender de los errores y de adaptarse a los cambios y desafíos inesperados. Además, se debe alentar a los participantes a experimentar y proponer nuevas ideas, promoviendo una cultura de innovación.


Descubre las últimas novedades de la industria en nuestra edición impresa, disponible en formato digital.

Ver todas las ediciones