Advertising

Querétaro

Aeroespacial 

México se suma a la nueva era espacial

Por Víctor Vázquez. Noviembre 2020

La industria aeroespacial mexicana ha decidido subirse a la “nueva era espacial” y conseguir una participación importante en el denominado mercado Space 2.0, que se distingue por un mayor involucramiento de la inversión privada en “la conquista por el espacio”. 

Empresas, academia y gobierno buscan emular lo conseguido por el sector aeronáutico hace dos décadas, cuando comenzó su aventura para desarrollar una industria en México

La ventaja, advirtió Luis Lizcano, presidente ejecutivo de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia), es que el país tiene ahora condiciones más favorables, en comparación con el escenario que presentaba a principios de siglo

“Hace 20 años había muy poquitas operaciones y no pintaba la industria aeroespacial, tan no pintaba que hasta el año 2004 empiezan a registrarse las exportaciones por separado de la industria aeroespacial, antes iban dentro del resto de las exportaciones, no tenía un cajón especial”, recordó.

Para 2016, el sector aeroespacial mexicano se ubicaba en el lugar número 12 del ranking global. Sin embargo, la Federación estima que en 2019, México subió al décimo lugar del listado, superando a España e Italia. Y es que las exportaciones mexicanas sumaron 9,682 millones de dólares el año pasado.

Para lograr algo similar con el sector espacial, la Femia, en conjunto con la Agencia Espacial Mexicana (AEM) e instituciones educativas y de la iniciativa privada, han puesto en marcha proyectos que buscan desde poner satélites en órbita, hasta desarrollar proveeduría en México para este mercado.

 

PANORAMA

Son más de 110 compañías adheridas a la Femia, la mayoría de ellas son OEM, Tier 1 o del sector aeronáutico, pero muy pocas de ellas, señaló Luis Lizcano, prestan algún servicio o desarrollan piezas o productos para la industria espacial.

“Hay pocos miembros que tienen operaciones en la industria aeroespacial en México, hay otras que tienen operaciones internacionales dentro del ámbito aeronáutico en el país, pero que también tienen operaciones aeroespaciales fuera de México; ahí la Femia puede servir como un facilitador para buscar que estas compañías volteen sus estructuras espaciales a ver a México, como una opción viable para poder desarrollar operaciones aquí”.

La industria aeroespacial global tiene un valor actual de mercado de 1,367 billones de dólares; de este, el sector espacial representa 369 billones, 27% del total.

Además, de acuerdo con datos de la Femia, el mercado espacial tiene un crecimiento estimado que va del 4.3 al 5.6% promedio anual, para los próximos siete años y “ya con la previsión del Covid-19”. 

Estos números son más alentadores que los estimados para el total de la industria aeroespacial, para la que prevén un crecimiento promedio anual de 3.5% para el próximo septenio

Asimismo, dentro del sector espacial hay dos divisiones: upstream y downstream. El primero abarca diseño, manufactura, lanzamientos de naves y satélites, operación, monitoreo y mantenimiento de equipo destinado a ser enviado al espacio, así como los productos y servicios relacionados con lo anterior. 

Downstream, por su parte, comprende las actividades que utilizan datos y conocimiento derivado del espacio para objetivos relacionados con la Tierra. Aquí se involucran, por ejemplo, las compañías de medios de audiovisuales que trasmiten vía satélite.

Esta división tiene un valor de mercado de 196 billones de dólares, 53% del valor global; mientras que el upstream, que es el área de interés para la industria mexicana, representa 89 billones de dólares, 24% del total que se genera en el sector aeroespacial de todo el mundo.

El 23% restante de la composición del mercado mundial lo generan los gastos de gobierno (seguridad, defensa y agencias espaciales). 

 

MÉXICO

Son varias las fortalezas que tiene México para desarrollar este sector. Luis Lizcano expresó que la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial advierte oportunidades en el talento que se desarrolla en el país, y es que la especialización de una industria, como la espacial, demanda nivel técnico y teórico que ya se genera en la nación. 

“Los mexicanos tienen una vocación por carreras STEM (siglas en inglés para las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Hay una crisis porque en algunos países los jóvenes no están queriendo estudiar carreras de ciencias. Afortunadamente en México no se da eso, sí hay un interés y una vocación por estudiar esas carreras y los mexicanos somos muy buenos para desarrollar ese tipo de cosas y desarrollar una industria espacial con muchas posibilidades y con un potencial enorme para poder convertirse en un jugador mundial en este sector”, destacó.

Otra fortaleza enumerada por el líder aeroespacial es la democratización que el Space 2.0 brinda para que economías emergentes sean jugadores de esta industria, pues los costos de llevar satélites al espacio, por ejemplo, se han vuelto más asequibles.

Además, el país cuenta con la AEM e instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, que tiene un Departamento de Ciencias Espaciales y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, que desarrolló el proyecto AzTech Sat-1, un nanosatélite de clase CubeSat administrado, diseñado y construido por un equipo interdisciplinario de estudiantes de ingeniería de esta institución.

El proyecto fue enviado a la Estación Espacial Internacional, con el respaldo de la NASA, el 5 de diciembre de 2019, desde un Falcon 9 de SpaceX. Al llegar ahí fue desplegado de su órbita para iniciar su misión de interconexión con la constelación satelital Global Star

Este nanosatélite es uno de los proyectos que la Femia presume como parte de su estrategia para desarrollar al sector aeroespacial mexicano. También lo es un proyecto con el Atlantic International Research Centre, con quien trabajan, a través de una docena de satélites de observación, en la detección de residuos de plástico en el Océano Atlántico.

Además, el compromiso por desarrollar esta industria se vio cristalizado con la creación de la Comisión de Espacio, presidida por Benjamín Najar, la más reciente creada en la Femia y con la que suman nueve comisiones de trabajo. 

 

REGIONES

Diecinueve estados de la república mexicana albergan alguna de las 368 instalaciones adheridas al sector aeroespacial. De este universo, 318 se dedican a la manufactura, lo que representa 86% del total; seguidas de las dedicadas al tema de mantenimiento, reparación y overhaul, que suman 43 (12%) y las 40 dedicadas al diseño e ingeniería (11 por ciento).

Sin embargo, son cinco las entidades consideradas por la Femia como las de mayor potencial para desarrollar al sector espacial: Baja California, Chihuahua, Sonora, Nuevo León y Querétaro.

Empresas como Bombardier, ITP Aero, Aernnova, Airbus Group, GKN/Fooker, Safran Group y Gulfstream Aerospace, por mencionar algunas, se ubican dentro de las regiones señaladas. Un factor común entre estas compañías es que sus capitales de origen son extranjeros; sin embargo, el éxito de sus operaciones ha arrastrado a empresas mexicanas, que nacieron para desarrollarse o suministrar a otras industrias, al ramo aeroespacial.

“Cuando empezamos todo esto, a principios de este siglo, prácticamente todas las empresas eran extranjeras, con origen de capital extranjero. Ahorita, felizmente podemos decir que casi el 30% de las operaciones son con origen de capital mexicano y este número se va ir incrementando conforme más compañías se van sumando a la cadena de suministro”, apuntó Lizcano.

La mayoría de las 368 instalaciones privadas adheridas a la industria aeroespacial, provienen de EE.UU. (175); seguidas de las de capital mexicano (104) y francés (38). 

Esta tendencia es la que buscan replicar en el naciente sector aeroespacial del país, el cual se apuntaló con empresas estadounidenses, principalmente. 

El líder de la Femia recordó que actualmente son empresarios asentados en este país los que han dado los primeros pasos en el espacio, como Jeff Bezos (Blue Origin) y Elon Musk (SpaceX). La empresa de este último ha anunciado que lanzará 40,000 satélites en los próximos 10 años.

“Para que nos demos una idea, hoy en órbita hay 4,000 satélites en el espacio. Ese es el potencial de lo que viene”, advirtió. 


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas