Advertising

Automotriz

Industria Automotriz  Tecnología  Telecomunicaciones 

La importancia de las telecomunicaciones espaciales para la conexión de los vehículos

Por Elenne Castro. 24 de noviembre 2022

Advertising


Los vehículos del futuro estarán conectados y los satélites jugarán un papel importante para lograr esta conexión.

Además de los proveedores estadounidenses, un consorcio europeo también tiene la intención de construir una red en el espacio para este propósito. Las primeras empresas automotrices ya están buscando proyectos de colaboración o satélites propios.

La industria automotriz está experimentando una profunda transformación. Además de la transición hacia la electromovilidad, así como la función del vehículo también está experimentando cambios fundamentales.

Björn Gütlich, director del Departamento de Comunicaciones Satelitales de la Agencia Espacial Alemana en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), comentó que el sector industrial les está diciendo que la tendencia es pasar de una función solo como medio de transporte, a una función que brinda una plataforma para nuevos modelos de negocios y servicios.

Como ocurre con los smartphone, la conectividad continua también jugará un papel crucial para los vehículos del futuro. Las nuevas funciones basadas en software, entre ellas la conducción autónoma, pueden beneficiarse de la conectividad ininterrumpida, por ejemplo, permitiéndoles enviar o recibir advertencias sobre lugares peligrosos. 

Sébastien Chartier, gerente de la Unidad de Negocios de Electrónica de Alta Frecuencia en el Instituto Fraunhofer de Física Aplicada del Estado Sólido, manifestó que las comunicaciones móviles 5G y 6G jugarán un papel crucial en este sentido de comunicación. Además, es probable que las nuevas generaciones de satélites también desempeñen un papel decisivo para garantizar la cobertura global y poner fin a los puntos muertos.

Los satélites son una solución ideal

Gütlich, el experto del DLR, está de acuerdo de que es poco probable que la infraestructura de comunicaciones terrestres existente por sí sola pueda proporcionar una cobertura nacional en el futuro previsible. Apuntó que el radio limitado de las futuras células 5G, con una antena de retransmisión de datos en cada poste de luz, hará necesario complementar las comunicaciones móviles con ‘torres de telecomunicaciones celestiales’

En el futuro, los satélites no solo brindarán soporte para la conducción autónoma, también podrían enviar información actualizada sobre los volúmenes de tráfico al sistema de navegación o a nuevos softwares que gestionen la electrónica del vehículo en tiempo real.

Finalmente, los datos del espacio podrían permitir el disfrute sin interferencias de los servicios de entretenimiento a bordo basados en internet, incluso en áreas remotas con redes deficientes. Esto significa que hay una amplia gama de usos para los satélites en el sector automotriz.

Lutz Meschke, vicepresidente y miembro del Consejo Directivo de Porsche AG y responsable de Finanzas y Tecnología de la Información y miembro del Consejo de Gestión de Inversiones de Porsche Automobil Holding SE, expresó que el requisito previo para los nuevos servicios es la tecnología adicional en el automóvil, en particular para la recepción de datos desde el espacio. Las antenas parabólicas como las que son usadas para aplicaciones estacionarias están fuera de discusión para el techo del automóvil debido a su tamaño y forma. 

En su lugar, las antenas de matriz en fase brindan una opción: consisten en muchas antenas pequeñas y componentes electrónicos especiales que pueden ajustar constantemente la dirección de transmisión y recepción a la posición de los satélites, lo que garantiza una recepción de datos ininterrumpida. Estos dispositivos en fase también son planas y pueden ser integradas en un techo corredizo.

Los satélites para los nuevos servicios orbitarán la Tierra en la órbita terrestre baja (LEO) y la órbita terrestre geoestacionaria (GEO). Más cerca de casa, los satélites LEO están a una distancia de hasta 2,000 kilómetros de la superficie del planeta, mientras que sus homólogos GEO están estacionados a una altitud de alrededor de 35,800 kilómetros y siempre permanecen sobre el mismo lugar. 

Ambas órbitas tienen sus ventajas y desventajas específicas, particularmente en lo que respecta al tiempo de propagación de las señales entre el transmisor y el receptor (latencia). “La órbita LEO baja es adecuada para comunicaciones muy rápidas debido a sus bajas latencias de alrededor de 0,04 segundos, mientras que la órbita GEO con aproximadamente 0,5 segundos de latencia es ideal para distribuir el mismo contenido a muchos usuarios”, dijo Walter Ballheimer, director general del fabricante de satélites Reflex Aerospace.

Alternativa europea para el espacio

Este auge ha sido posible gracias a los avances tecnológicos y la creciente privatización de la industria espacial: los satélites son cada vez más pequeños y baratos, y el costo de ponerlos en órbita también está cayendo debido a los cohetes más baratos y una mayor competencia entre los proveedores.

Con mucho, la más grande y conocida de ellas es la empresa espacial estadounidense SpaceX, de Elon Musk. A finales de 2021, había puesto en el espacio casi 1800 satélites en la LEO para su red Starlink. Fueron lanzados para llevar internet a áreas remotas. SpaceX también tiene la intención de proporcionar datos a camiones, barcos y aviones.

Hasta el momento, no existe una alternativa europea a Starlink. Para cambiar esta situación, Isar Aerospace, Reflex Aerospace y Mynaric, fundaron el consorcio UN:IO a fines de 2021. Recibirá 1.4 millones de euros de la Unión Europea para diseñar un estudio para una constelación europea de satélites dedicada para 2025

Además de aplicaciones como conectividad de banda ancha, vigilancia de fronteras y defensa civil, el proyecto UN:IO también considera a los vehículos conectados y autónomos como usuarios potenciales de sus servicios.

La importancia de los satélites

Los vehículos del futuro estarán constantemente conectados y los satélites jugarán un papel importante en ello. Además de los proveedores estadounidenses, un consorcio europeo también tiene la intención de construir una red en el espacio para este propósito. Las primeras empresas automotrices ya están buscando proyectos de colaboración o satélites propios.

La industria automotriz está experimentando una profunda transformación. Además de la transición hacia la electromovilidad, la función del vehículo también está experimentando cambios fundamentales.

Varios fabricantes de automóviles europeos están mostrando un gran interés en cooperar con los operadores de satélites Starlink o UN:IO, esto les permitiría beneficiarse de la infraestructura existente y la experiencia de las empresas espaciales. El fabricante de automóviles chino Geely, por el contrario, utilizará una flota de satélites propia. 

No solo entregará datos a los vehículos, sino que también proporcionará datos de navegación de alta precisión para los automóviles de conducción autónoma de la empresa. Todavía no está claro si otros fabricantes seguirán este modelo. Como operadores de una flota de satélites propia, esto los haría independientes de las empresas existentes, les permitiría optimizar la tecnología para sus necesidades y determinar sus espacios de lanzamiento para satisfacer sus necesidades.

Porsche Holding SE también está invirtiendo en el negocio espacial: desde julio de 2021, tiene una participación en Isar Aerospace. La empresa desarrolla sus cohetes cerca de Múnich y se distingue de sus competidores debido a su alto nivel de integración vertical en particular: todos los componentes principales son desarrollados por la propia Isar Aerospace. Esta empresa planea lanzar el primer vuelo de prueba de su vehículo de lanzamiento 'Spectrum' de dos etapas desde la isla noruega de Andøya a fines de 2022. 


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas