Advertising

Recursos Humanos

Capital Humano  Empleo 

Organizaciones saludables, bienestar y productividad

Por Sergio Porragas. 1 de julio 2022

Advertising


Es una realidad que se ha acelerado una tendencia humanista de gestión de capital humano, ya que en las organizaciones existe más preocupación y ocupación para asegurar el bienestar de los trabajadores en todos los sentidos, donde además de reforzar los cuidados básicos de la salud física, también se han reforzado los hábitos saludables en el entorno laboral.

Por ello, vemos cómo ha tomado relevancia el concepto de las organizaciones saludables, que son aquellas que a través de su cultura, clima y prácticas crean un entorno que promueve la salud y seguridad de los empleados, así como la efectividad de la empresa. Estamos hablando de principios y valores, de estrategia, de aspectos operacionales y de relaciones entre personas, por ello es importante recalcar que una organización saludable es responsabilidad de todos los que la componen, desde los directivos hasta los colaboradores sin importar el rango o responsabilidad.

Asimismo, las organizaciones saludables son aquellas que utilizan todos sus recursos, su potencial, se adaptan a su entorno y se vuelven más inteligentes con los años. De acuerdo con Patrick Lencioni, escritor estadounidense de libros de administración de empresas, principalmente en el campo la gestión de equipos, las empresas exitosas son inteligentes y saludables: La inteligencia se da en las áreas de finanzas, marketing, tecnología, administración, etc., mientras que lo saludable se refiere a tener políticas mínimas, buena productividad, baja rotación de personal, entre otras.

Para tener organizaciones saludables hay aspectos fundamentales que se deben de tomar en cuenta y uno de ellos es el liderazgo, el cual se vuelve una pieza clave para lograr un entorno laboral deseado y promover actitudes positivas entre los empleados. Y es que cuando se percibe que el liderazgo es saludable y brinda el apoyo requerido, se logra el equilibrio entre el bienestar de las personas y las cuestiones relacionadas con el negocio, es decir se crea un lugar atractivo para trabajar y mayores rendimientos para la compañía.

Además, es prioritario fomentar una cultura de mayor interacción y colaboración donde los empleados y los líderes ofrezcan sus servicios a los demás para cumplir con los objetivos de negocio. La promoción del espíritu organizativo y la construcción de relaciones sanas y de respeto se convierten en elementos importantes de la cultura de las organizaciones saludables.

Otros aspectos críticos para el desarrollo de una organización saludable es que nuestros equipos tengan una carga de trabajo equilibrada, que haya claridad en sus roles y responsabilidades, brindarles seguridad laboral, contar con acuerdos que promuevan la flexibilidad, asegurar el bienestar integral del empleado y que tengan oportunidades de desarrollo de carrera.

No podemos dejar de mencionar que por ello cobra relevancia la NOM 035, legislación que exige a las empresas la implementación de políticas y estrategias para prevenir factores de riesgo psicosociales en los empleados, la cual nos impulsa a crear climas laborales agradables, saludables y cómodos, lo que sin duda traerá beneficios a corto, mediano y largo plazo a las organizaciones, como el aumento del bienestar de los trabajadores, la mejora de la productividad, disminución del nivel de estrés de los colaboradores, aumento de la satisfacción y plenitud laboral, incremento en la competitividad de las empresas, reducción de la rotación de personal, entre otros.

 

 

MÁS INFORMACIÓN

Sergio Porragas

Director de Operaciones (COO) de OCCMundial

www.occ.com.mx


Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas