Advertising

Maquinaria, tecnología y mejora de procesos, aliados del sector de moldes y troqueles en su objetivo de crecimiento en México

Por Víctor Vázquez. 28 de diciembre 2021

Advertising


Esta industria mexicana prevé crecimientos anuales en su producción interna de hasta el 35%, a partir del 2022. Para lograrlo, requiere de actualizar su equipo, profesionalizar a su gremio y lograr mayor eficiencia en su manufactura 

 

 

La relación de la industria mexicana de moldes, troqueles y herramentales, con los fabricantes de maquinaria y equipo, se ha vuelto fundamental para las operaciones de las empresas de este sector en el corto plazo. Así lo revela la Encuesta Sectorial de Impacto y Oportunidad Covid 19, que la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT) realizó entre sus miembros. 

En este ejercicio, a cuyos resultados Mexico Industry tuvo acceso, el 50% de los agremiados a la AMMMT calificaron de “fundamental” el peso de los fabricantes de maquinaria y equipo para sus compañías, lo cual habla de la visión que muchas empresas tienen al apostar por modernizar sus herramientas de trabajo, señaló Eduardo Medrano, presidente de la referida asociación.

“Si no tienes la máquina adecuada, no vas a ser competitivo, no eres rentable y mucho menos sustentable. Casi el 15% de las empresas que se perdieron por el Covid fue por bancarrota y cerraron las puertas. Uno de los temas en común entre las empresas que cerraron era que su tecnología era obsoleta”, sostuvo el líder de esta industria en el país.

Durante 2020, la AMMMT dio cuenta de una veintena de empresas que cerraron sus operaciones; sin embargo, las estimaciones de la asociación apuntan al cierre de al menos 70 compañías pertenecientes a esta industria a lo largo de la República Mexicana. 

“Es una depuración natural; pero ¿es una disminución a la capacidad mexicana y esto significaría un problema? yo diría que no, porque realmente se pudieron ir las empresas que eran las más frágiles y aún con un mercado mucho más favorable no tenían una propuesta de valor importante. Hoy se quedan las empresas más robustas […], se queda lo que va a dar mayor eficiencia al mercado”, subrayó Eduardo Medrano, presidente de la AMMMT y líder de la Asociación Internacional de Herramientas Especiales y Mecanizado (ISTMA América, por sus siglas en inglés).

 

OPORTUNIDADES

Así, con cerca de 500 empresas en México, 65 de ellas adheridas a la AMMMT, la industria de moldes, troqueles y herramentales hace frente a los desafíos y oportunidades actuales y los que se presentarán en los próximos años.

En el panorama inmediato, Eduardo Medrano advierte tres principales áreas de oportunidad: la modernización de la maquinaria, la automatización de los procesos de manufactura y mejoras en la eficiencia de los procesos de producción. Alrededor del 85% de las empresas del sector debe hacer ajustes para capitalizar las oportunidades expuestas.

“A veces tenemos en México un sistema de producción serial, que no empiezas una nueva pieza hasta que terminas la que va por delante. Tendríamos que movernos a sistemas en paralelo, donde varias máquinas puedan estar haciendo varias piezas al mismo tiempo y que esto acorte los tiempos de manufactura y también el costo, porque si tienes máquinas ociosas o máquinas que están esperando a que la anterior termine, es una ineficiencia que cuesta”.

 

El líder de esta industria también se pronunció por priorizar las operaciones dentro de las empresas. “Es un tema de ver operaciones de valor agregado para dejarlos en casa, y otros que no son de tanto valor agregado, sacarlos con proveedores. Lo que esperamos ver ahora es que entre talleres se puedan ir complementando”, agregó el entrevistado.

Esta iniciativa responde al alza en la demanda que advierte tendrá esta industria en el corto plazo, derivado de la reactivación económica y del avance del contenido regional que establece el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual se elevará cada año de manera gradual, para pasar del 62.5 hasta el 75 por ciento. 

 

RETOS

Sin embargo, el sector viene de un año complicado. El decremento que reportaron empresas dedicadas a la manufactura de moldes, troqueles y herramentales, el año pasado en México, osciló entre el 15 y 25%, informó el entrevistado.

“Doy la cifra en rangos porque hubo empresas que no se afectaron, hubo empresas en el sector médico que, al contrario, tuvieron que aumentar turnos de operación y se vieron muy ocupadas. Con esto muchas empresas se dieron cuenta que depender de un solo cliente y de un solo sector las hacía muy frágiles y lo que hicieron fue buscar otros mercados”. 

La Encuesta Sectorial de Impacto y Oportunidad Covid 19 sostiene que 18% de los entrevistados tienen en la mira al sector médico para diversificar su cartera de clientes, le siguen industrias como automotriz (14%), agrícola (9%), industria y aeroespacial (con 5% respectivamente), y electrodomésticos (4 por ciento). 

Las compañías deben enfrentar antes varios obstáculos para poder expandir dicha oferta y atender las áreas de oportunidad que ha enumerado el líder de la AMMMT. 

Datos de esta asociación refieren que 52% de las empresas no tiene certificación alguna. El acceso a financiamiento es otro pendiente; de acuerdo con la referida encuesta, 88.9% de las empresas consultadas no automatizó sus operaciones en 2020, año en que 48% expresó haber tenido afectaciones en sus ventas. 

Aunado a esto, hay dos temas que merman la competitividad de las empresas mexicanas del sector: los precios que ofrecen y la falta de capacidad para realizar moldes complejos.

“Los moldes asiáticos, sobre todo los provenientes de China, son moldes que llegan a México en tiempos record de fabricación y son muy baratos. […] En México, te diría que hay una inconsistencia en la estructura de costos y precios de muchas empresas. Hay que recordar que muchas empresas son pequeñas y medianas y van en una transición a ser institucionalizadas, es decir, de tomar una forma mucho más profesional y, dentro de esto, la estructura de costos no es muy consistente”.

El presidente de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles aseguró que este es un rubro que ya atienden con sus asociados, a quienes ofrecen capacitaciones y asesoría que les permitan estimar costos más competitivos. 

El otro desafío, el referente a la capacidad instalada en el país, también ya es atendida por la AMMMT, detalló Medrano. 

“Hay moldes que son muy complejos, por ejemplo, los de inyección de aluminio, o los más complejos de inyección de plástico, porque tienen que ser de importación, en carencia de tener experiencia con talleres mexicanos. Hay talleres fabulosos para este tipo de aplicaciones [en México], tienen una magnifica capacidad en el tema técnico, incluso te diría que tienen precios muy competitivos, pero su capacidad en volumen empieza a ser limitada, no porque no puedan, sino porque tienen ya muchos pedidos en cola”.

 

En promedio, añadió el experto, un taller en México produce 20 moldes al año, “cuando en la industria automotriz, por ejemplo, el programa de un vehículo puede tener una familia de 70 componentes y cada componente puede tener hasta cinco o seis diferentes partes. Hablamos que una sola parte de un componente de una familia para un vehículo ocuparía el 100% de capacidad de tres o cuatro talleres. Aquí es donde vienen los retos para ver si tenemos la posibilidad de agarrar este trabajo”, expresó el presidente de ISTMA América. 

Al respecto, Eduardo Medrano instó a las grandes compañías a comenzar a trabajar con estos pequeños y medianos talleres, con el fin de que comiencen a crecer en experiencia, capacidad y volumen. 

 

COMPETENCIA EXTRANJERA

La pandemia dejó varias lecciones a las empresas de todo el mundo, una de ellas fue la importancia de tener proveeduría cercana a las plantas de ensamble y no depender tanto de una región de abastecimiento, como se ha convertido a China. 

A este factor, se añade el T-MEC en la región, que, como se señaló antes, orillará a las OEM a apostar por mayor contenido local.

Este panorama ha generado optimismo en el sector que manufactura moldes y troqueles en el país, cuyas perspectivas de crecimiento, a partir de 2022, apuntan a alzas que van del 30 al 35 por ciento. Para el primer semestre de este año, el pronóstico apunta a una recuperación del 10 o 12 por ciento. 

“Lo pongo así: México, nada más en moldes de inyección, importa alrededor de 5,000 moldes al año y eso es una estimación de moldes pequeñitos, si yo divido esto entre 20 que hacen en cada taller, necesitaríamos 40 talleres a full, para dar ese número de moldes.

“Yo esperaría que México, en temas de producción interna, pues estemos creciendo en razón del 30 o 35% anual [a partir de 2022]. Esos 650 millones de dólares que podamos lograr a través de tres maneras: que los propios talleres se vuelvan mucho más productivos y agreguen capacidad productiva, otra es a través de alianzas, tanto empresas nacionales como extranjeras, los famosos joint ventures, cómo pueden aterrizar estas operaciones que México pueda captar”.

Hasta antes de la pandemia, la importación de moldes, troqueles y herramentales se estimaba en 5,000 millones de dólares. Esfuerzos como los hechos por la AMMMT han logrado avanzar para que en México se quede parte de esa cifra.

“Lo que estamos haciendo es un intercambio de lo que se importaba, hoy hay un reemplazo de importaciones, a través de la capacidad local. Hasta finales del 2019, la industria local había logrado por ahí de los 350 millones de dólares de producción, unos años antes teníamos 200,000 dólares, ha crecido importantemente, pero no todavía lo relevante para cumplir con estos 5,000 millones de dólares que se importan del extranjero”, apuntó el especialista.

En moldes de inyección, la mayoría de las importaciones a México provienen de EE.UU., China, Canadá, Portugal y Taiwán; mientras que la mayoría de los troqueles se importan desde EE.UU., Japón y Alemania.

 

Más información en: https://mexicoindustry.com/suplementos


Te puede interesar

Ediciones Impresas