Advertising

Estado de México/Puebla

La tecnología como elemento facilitador de la modernización del sector eléctrico

Por Rodrigo Pombo . Julio 2022

La creciente demanda de energía eléctrica en el mundo durante la última década ha puesto a prueba a las empresas de energía. Con tecnologías emergentes, como los automóviles eléctricos, los paneles solares y diversos dispositivos inteligentes integrados, se ha producido un aumento excepcional del consumo de energía que, en consecuencia, ha creado una necesidad urgente de infraestructuras robustas que puedan hacer que la red eléctrica sea cada vez más resistente, fiable, segura y sustentable. 

Para satisfacer estas necesidades modernas que consumen cada vez más energía, es necesario reimaginar el uso de las tecnologías para mantener la seguridad de las instalaciones energéticas, al tiempo que se minimiza el tiempo de inactividad y se aumenta la eficiencia, la productividad y los resultados en todas las etapas de los procesos, desde las usinas hasta las líneas de transmisión, la regulación de la tensión y la distribución.

 La región latinoamericana ya está trabajando arduamente en esta dirección, buscando modernizar el sector para hacerlo más seguro y sostenible. En Brasil, el 75% de la fuente de energía es renovable -que, curiosamente, es una meta de Alemania para 2050-, mientras que en Argentina hay una ley vigente desde 2006 con la meta de alcanzar el 20% de energía eólica para 2025 y México es el primer país con inversiones en modernización de redes para energías renovables.

 Tantas innovaciones requieren un nivel crítico de seguridad, precisamente porque esta transformación crea innumerables puntos de vulnerabilidad a los ataques físicos y virtuales que deben ser protegidos. En este contexto, la integración de tecnologías es la solución para garantizar la disponibilidad de esta energía, tan esencial para la sociedad.

 Garantizar la visibilidad y la supervisión de entornos operativos críticos, como es el caso del sector eléctrico, es una misión compleja. Con infraestructuras e instalaciones que soportan tecnologías y procesos diversificados, cada uno con sus etapas y requisitos específicos de seguridad, es esencial invertir en tecnología para controlar los múltiples puntos de entrada, la supervisión de la seguridad de los equipos y la protección de instalaciones y equipos.

 El sector eléctrico se encuentra experimentando un importante proceso de modernización, buscando reducir el impacto ambiental y garantizar una mayor eficiencia y seguridad para sus trabajadores. La tecnología interviene como un importante facilitador del negocio energético, para que esta industria pueda seguir impulsando todos los demás sectores de la economía.

 

MÁS INFORMACIÓN: 

www.motorolasolutions.com

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas