Advertising

Cd. Juárez/Chihuahua

La comunicación como una habilidad blanda imprescindible

Por Héctor Molinar. Enero 2022

Las habilidades blandas constituyen una serie de herramientas y destrezas que nos dan la capacidad de aprender, tener una mayor empatía, controlar nuestras emociones y resolver conflictos. 

Es importante que dentro de los entornos en los que nos desenvolvemos, busquemos promover el desarrollo de las relaciones humanas para la resolución de conflictos, en busca de una restauración social.

Si somos capaces de fomentar una cultura de paz en nuestra vida cotidiana, basada en el diálogo, el respeto a las diferencias y derechos de las personas, donde podamos resolver el conflicto con entera satisfacción, podemos encontrar la satisfacción y la felicidad, mejorar nuestra calidad de vida y ser exitosos en nuestro trabajo.

Por lo anterior, debemos ser muy conscientes que “el conflicto” es inherente al ser humano, debido a su diferencia de pensamiento, aspiraciones, costumbres e ideologías; por lo que es necesario estar conscientes que la comunicación es el origen de toda la relación humana. 

Existen elementos que facilitan la comunicación y otros que la obstaculizan. Podemos considerar tres tipos de estilos de comunicación:

  • Agresivo: Usado para forzar e intimidar a otra persona para lograr su cometido.
  • Pasivo: Con este, las personas no se comunican de manera adecuada, son incapaces de expresar sus sentimientos y de decir que no. Son influenciables porque se dejan llevar por los demás.
  • Asertivo: Lo usan aquellos que se comunican bien, expresan lo que sienten, sus necesidades, sus derechos y opiniones, sin vulnerar los sentimientos de los demás.

Es por eso que la comunicación como habilidad blanda es de gran importancia y trasversal en todos los ámbitos. El lenguaje corporal, el tono de nuestra voz y las palabras son componentes fundamentales que denotan nuestro estado emocional.

Dentro de la pandemia que estamos viviendo es imprescindible que las identifiquemos, ya que son sencillas de comprender y apelan al sentido común. Las habilidades blandas más demandadas son: empatía, comunicación, resolución de problemas, inteligencia emocional, pensamiento crítico, toma de decisiones, organización y planeación, creatividad, orientación de servicio, sociabilidad, negociación, colaboración y flexibilidad. 

De acuerdo con Dell, en su texto Realizing 2030: a divided vision of the future, el 77% de los empleadores creen que estas capacidades son más importantes que las tecnológicas1, ya que las empresas cada vez están más conscientes que el éxito está en formar entornos de trabajo positivos, basados en la colaboración y el respeto.

Es por ello que el desarrollo de las habilidades blandas es fundamental en la formación de un perfil profesional, en la obtención de un trabajo y en la convivencia personal.

 

Más información

Nombre: Héctor Molinar

Puesto: director de Conalep CAST Ciudad Juárez

Contacto: karla.hernandez@chih.conalep.edu.mx

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas