Advertising

Cd. Juárez/Chihuahua

Equilibrio entre vida personal y laboral: ¿Mito o realidad?

Por Inés Velasco. Mayo 2021

El 2021 nos ha traído un panorama más asentado acerca de la nueva realidad. En este tiempo hemos tenido que hacer ajustes en casi todas las áreas de nuestras vidas, pero considero que una de las más afectadas fue el área laboral. También tuvimos que ajustarnos con el home office, que para la gran mayoría estuvo entre cargas de lavadora, la junta con el equipo de trabajo y las tareas de los hijos que no entendían de qué les estaban hablando (y nosotros menos). Y llegamos al 2021 con una “nueva realidad híbrida”, resignados a las mascarillas, al gel antibacterial, a las juntas en zoom y un poco más de libertad con cautela. Nos damos palmadas en la espalda porque logramos adaptarnos al cambio y trabajar bajo circunstancias antes inconcebibles. 

Pero el hecho de habernos quedado en la casa por un periodo de tiempo con actividades laborales (o hasta nuevo aviso en algunos casos), tuvo como consecuencia la disolución entre la ya frágil línea entre la vida laboral y familiar. 

Como ya compartíamos el mismo espacio para ambas actividades, de repente nos encontramos trabajando más horas de lo esperado. Era como estar laborando con todos los sombreros puestos al mismo tiempo (colaborador, padre/madre de familia, jefe, y hasta maestro en algunos casos), teniendo que entregar resultados inmediatos a quien lo pidiera. Pero logramos salir adelante, cada uno de nosotros con ingenio fuimos arreglando espacios en nuestro hogar, estableciendo rutinas y comenzando a dominar la situación. Sin embargo, siguieron latentes las largas horas de trabajo sin fin. La situación de la pandemia y el home office solo recrudecieron la realidad: México tiene uno de los niveles más bajos en el “balance vida-trabajo”, de acuerdo con el Índice para una vida mejor, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de entre 40 países analizados. 

Con una calificación de 1.1, en un rango de cero a 10, ocupa la posición 39 en el ranking. Aunado a lo anterior, de acuerdo con los datos de trabajo no remunerado de los hogares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las mujeres dedican tres veces más tiempo que los hombres a estas tareas, y aunque no en todos los hogares mexicanos es lo mismo, desafortunadamente las cifras anteriores son la regla y no la excepción. 

Dejando estos datos duros en la mesa, los invito a reflexionar de qué forma podemos lograr un sano equilibrio entre nuestra vida personal y laboral que beneficie tanto a nuestra familia como a la empresa, para que el balance deje de ser un mito y se convierta en realidad. 

 

Nombre: Inés Velasco, directora de Sigma Solutions

Correo: ivelasco@sigmasolutions.biz

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas