Advertising

Tamaulipas

Cinco retos para la industria de manufactura en México

Por Mario Hernández. Diciembre 2021

Los últimos años han sido complicados para todas las economías a nivel mundial, así como para las diferentes industrias. Además, la pandemia ha afectado a todos los sectores de la economía y la industria manufacturera no ha sido la excepción.

Hay empresas que suspendieron parcial o totalmente sus operaciones de manufactura en México, ya sea por disposición gubernamental o por las propias condiciones del mercado en que operan. No obstante, en los últimos meses hemos visto un crecimiento importante en las actividades que desempeñan, de tal manera que se están recuperando los niveles que se tenían antes de la pandemia en cuanto a:

 

  • Exportaciones y ventas efectuadas.
  • Nivel de empleo generado.
  • Inversión extranjera.
  • Generación de divisas.

 

Lo anterior es prácticamente aplicable a todas las operaciones de manufactura que se tienen en el país; sin embargo, existen sectores que han experimentado un crecimiento más acelerado, por ejemplo, la industria automotriz, aeroespacial, electrónica y médica. Estos sectores están creciendo de manera importante y se están consolidando en el mercado, sobre todo aprovechando las ventajas que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) les puede ofrecer.

Sin duda, quedan retos por superar y las empresas deberán enfrentar diversas presiones que se están generando, tales como:

  • Una mayor presión por incorporar más contenido regional en los productos que se manufacturan en México y así poder acceder a los beneficios del tratado comercial antes mencionado
  • La necesidad de buscar puestos mejor remunerados en las empresas, sobre todo en la industria automotriz, a efecto de cumplir con los nuevos requisitos del T-MEC y evitar que se considere que existe una competencia desleal hacia los países miembros
  • Mayor libertad sindical de los trabajadores y una representación libre y transparente de sus beneficios a través de los sindicatos. Veremos cada vez más presión en este sentido, lo cual no solo traerá ventajas, sino también costos más elevados de operación para las empresas
  • Efectos derivados de las reformas laboral y fiscal en materia de subcontratación laboral, lo que puede representar un incremento en costos de operación
  • La automatización y robotización de procesos cada vez mayor es, sin duda, una tendencia a nivel mundial que persigue la introducción de más máquinas en las operaciones, lo que implica una menor utilización del factor humano.

Con respecto a este último punto, es importante mencionar que México se ha mantenido competitivo en los últimos años gracias al nivel salarial. Sin embargo, en la medida en que más empresas introduzcan automatización y robótica en sus procesos, no importará dónde se encuentren instaladas las plantas de manufactura, lo cual puede representar un importante reto para la industria en nuestro país.

Los próximos años serán interesantes para la industria de manufactura en México. Sin duda alguna, seguiremos viendo un crecimiento importante, ya que el país es todavía uno de los principales centros para este tipo de actividades a nivel mundial, lo cual permite generar más empleos, así como mayores ingresos y exportaciones. No obstante, también se espera que surjan mayores costos de operación.

Debemos recordar que no somos inmunes a las tendencias en procesos de manufactura a nivel mundial y que nuestro país debe adaptarse a las mismas a la brevedad posible. Esto ya lo estamos viendo en muchas plantas que se encuentran instaladas, pero queda pendiente la adaptación de diversos procesos que deberán ser automatizados a futuro.

 

Nota: las ideas y opiniones expresadas en este escrito son del autor y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas