• Ediciones Impresas
  • Expos
  • Suscríbete

Inversión Extranjera Directa vs. Proveeduría local

Jalisco
Javier Lemarroy Mendoza.
Marzo 2020
Javier Lemarroy Mendoza, coordinador de Why México
Font size:
Imprimir
Brindar las condiciones necesarias para el aterrizaje de nuevas inversiones, se traduce en la consolidación de ecosistemas industriales que no solo cobijen la llegada de la Inversión Extranjera Directa (IED), sino que se vuelvan un complemento de ella; ahí el gran reto de la proveeduría local y la oportunidad de un nuevo concepto de startups: “emprendimiento industrial”.

Actualmente, México se ha convertido en un destino atractivo para la llegada de plantas manufactureras extranjeras provenientes de diversos países y sectores; sin embargo, debemos entender el impacto que esto genera en nuestra región y detectar la oportunidad para integrarnos en las cadenas productivas que de ella emanan, asumiendo roles de “emprendimiento industrial” que detonen el crecimiento económico que nuestro país demanda, con la finalidad de expandir nuestras fronteras de posibilidades de producción como jugadores locales.

Es importante reconocer que la Inversión Extranjera Directa no debe de estar peleada con el desarrollo de la proveeduría local y puede ser ésta la impulsora de nuevos estándares de competitividad, productividad, transferencia de tecnología, fomento a la innovación y qué mejor que, la detonante para la creación y desarrollo de nuevas empresas locales que abastezcan las necesidades de un ecosistema industrial cautivo, nuevas empresas que en su momento podrán exportar e incluso igualmente atacar nuevos mercados por medio de la internacionalización.

Bajo la premisa anterior, recae en cada actor que atienda la Inversión Extranjera Directa o su cadena, la gran responsabilidad de aportar al crecimiento económico, entendiendo que éste se compondrá de la capacidad con la que cuenten para producir más y mejor, basándose claro, en la rentabilidad de la misma producción. Por otro lado, teniendo el desarrollo económico como meta, el fortalecimiento de comunidades de manufactura será crucial para dar vida a la sostenibilidad de este crecimiento económico que dependerá de una cooperación en materia de: promoción sectorial, digitalización industrial, especialización constante de la mano-mente de obra, eficiencia, sofisticación e institucionalización de procesos.

Muchos en estos momentos se estarán preguntando: ¿cómo puedo incursionar en cadenas productivas derivadas de la llegada de plantas extranjeras a México? La respuesta va en dos vertientes, la primera es para la concepción de nuevos “emprendedores industriales”; emprendedores: es más fácil vender teniendo un cliente en lugar de vender teniendo un producto, es decir, hay muchas empresas que al llegar a México, abiertamente publican sus necesidades ya sea de infraestructura como de proveeduría de manufactura, materia prima, procesos o servicios; y segunda, empresarios: hago un llamado a la acción para invitarlos a conocer las comunidades de manufactura de su región, abastecer los requerimientos constantemente demandados de empresas trasnacionales y estrechar filas para colaborar en el fortalecimiento de su sector junto con sus competidores directos, fomentando la “clusterización”.


MÁS INFORMACIÓN:
Javier Lemarroy Mendoza
Coordinador de Why México
javier.lemarroy@whymexico.mx