Advertising

Nacional

Visibilidad: Cómo las Pymes se pueden beneficiar en las redes virtuales

Por Bruno Raab . Diciembre 2020

Mantenerse ágil en la nueva normalidad suele ser un reto para los líderes de las pequeñas y medianas empresas (Pymes). La reciente pandemia (Covid-19) ha afectado a todo el mundo en diversos aspectos, sobre todo en los ámbitos social y económico. Por lo mismo, la pregunta de cómo ese sector de la industria puede mantener o quizá hasta aprovechar esta crisis global, es fundamental. Con el contacto humano limitado recientemente, el uso de los medios y redes sociales, el “estar online” ha tomado una importancia quizá como nunca antes. Sabemos que tanto el comercio como los deseos de los consumidores cambian constantemente. Especialmente en los tiempos recientes que vivimos, las Pymes tienen la oportunidad de reposicionarse, reaccionar rápidamente en línea y, por ello, garantizar más estabilidad de la empresa y ventas al mismo tiempo. Para estar mejor posicionado y a la vanguardia, puede ampliar su público objetivo, replantearse sus productos, abordar los deseos y necesidades de los mismos, y revisar su repertorio de herramientas y servicios. Este breve artículo intenta dar cuatro consejos que mostrarán cómo puedes “ganar online”, incluso sin requerir de innumerables herramientas. 1. Reflexionar sobre el grupo objetivo Tomar el tiempo para hacer una lluvia de ideas sobre los servicios que uno brinda y los beneficiarios que los reciben. Usar el método “empezar de cero” para aclarar la mente y tratar de desvanecer los conocimientos previos. Con este método, pueden salir a la luz nuevos grupos de clientes que tal vez no hemos tenido en nuestro radar antes. Después de detectar nuevos grupos, debemos pensar en la comercialización óptima de nuestros productos y servicios. ¿Cuáles vías son los mejores para llegar a los grupos beneficiarios? ¿Cómo podemos extender nuestras vías de comercialización para para llegar realmente a todos los usuarios potenciales? Por ejemplo, si la lluvia de ideas reveló que el público objetivo incluye a personas de 27 a 40 años, la meta es averiguar cómo y dónde dirigirse mejor a ese grupo para conseguir el mayor número posible de clientes. 2. Distribución bien hecha: explotar el potencial Las estrategias de marketing “online” son mucho más versátiles que las estrategias offline. Esto se debe al hecho de que se puede reaccionar con menor antelación y también se puede reaccionar a determinados acontecimientos diarios o semanales de forma puntual. Además, la comercialización en línea es más personalizada y dirigida a los beneficiarios de manera individual. La meta está en ser conscientes de cómo la vida cotidiana de los clientes está cambiando actualmente y adaptar su estrategia en consecuencia. ¡Ahora es el momento de pensar y comunicarse inteligentemente! Otra ventaja de las medidas en línea: El éxito es mensurable. Basándose en los números de clic, las tasas de conversión y otros indicadores clave de rendimiento como la tasa de suscripción o la tasa de cancelación de la suscripción, por ejemplo, para los boletines informativos, pueden revelar en dónde exactamente están los puntos débiles y lo que todavía merece ser mejorado. 3. ¡Resuelve los problemas de tus clientes! ¿Qué significa eso? Identificar el problema de los clientes y proporcionarles soluciones al problema en cuestión. No se trata de los productos en sí, sino de “¿qué se puede hacer por los clientes?”. Para identificar los puntos débiles, es importante conocer bien el mercado y detectar al cliente promedio. La mejor manera de averiguarlo es realizando encuestas a los clientes. Esto tiene otro agradable efecto secundario. Los clientes (o clientes potenciales) aprecian ser escuchados y que se les pida su opinión. También es importante que el enfoque (en este caso particular) sea personalizado en vez de buscar una estrategia de comunicación a las masas. Debido que el uso de datos hace que la comunicación en línea sea cada vez más específica crea una oportunidad de detectar a mis posibles beneficiarios de forma más específica y reduce el tiempo requerido para detectar los mismos. Es recomendable tener una plataforma central, en la que todos los datos se conglomeren y a la que todos los miembros del equipo tienen acceso en cualquier momento y desde cualquier lugar. La creación de sinergias también es esencial aquí. 4. Menos es más: Vigila tus herramientas La comercialización en línea puede ser confusa, especialmente si se utiliza una herramienta diferente para cada actividad de marketing uno se perderá rápidamente en la “jungla de herramientas”. La racionalización de sus programas no sólo ahorra costos, sino que también le da una mejor visión general. Otro punto positivo es que sólo cuando los datos se conectan en red y se analizan inteligentemente se puede realizar todo su potencial. Para ello, se requieren herramientas sofisticadas e intuitivas y que el trabajar con ellas sea un verdadero alivio para todos los miembros de un equipo, y no un reto más. Tiempos como estos nos presentan nuevos retos y nuevas oportunidades. Gracias a las redes virtuales tenemos la capacidad de reaccionar ante cualquier impacto exterior (negativo o positivo) de forma ágil, veloz y precisa. Para poder sacar el máximo provecho de ello, debemos tener la mejor condición posible de nuestras estrategias, grupos de enfoque y herramientas. Terminando con un dicho traducido del alemán “a veces menos es más para luego lograr más” (“mannchmal ist weniger mehr um später mehr zu bekommen”); espero que los cuatro puntos anteriores motiven a una tarde de pensar sobre estrategias, productos y beneficiarios.

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas