Advertising

Nuevo León

Disrupción digital cambia las reglas del juego

Por Andrés Aldama. Octubre 2020
El sector de tecnologías de la información (TI) tiene mucho potencial de desarrollo y es muy necesario ya que brinda soporte a otras industrias.
Derivado de la pandemia por Covid-19, el sector ha tenido nuevos retos que implican entender que muchos de los negocios están preocupados por sobrevivir o crear nuevos modelos mucho más creativos y con total orientación al cliente. Han cambiado los esquemas y nos hemos tenido que reinventar.
Sin embargo, también se vislumbran oportunidades, las cuales están en crear nuevas soluciones y en habilitarlas de manera más rápida para ayudar a las organizaciones a recuperarse.
La disrupción digital de los últimos años ha ido cambiando las reglas del juego en los negocios, así como el destino de sus inversiones.
En algunos estudios que hemos hecho en KPMG preguntamos a los directivos cuál era la necesidad de servicios de tecnología, siete de cada 10 respondieron que necesitan ser más ágiles, crear nuevos modelos de negocio, crecer a partir de nuevos modelos comerciales e integrar tecnologías que soporten mucho mejor esos modelos.
Sin embargo, hay un gran reto porque cuando analizamos lo que opinan los Chief Information Officer (CIO), cinco de cada 10 piensan que sus estrategias de tecnología digital están débiles o en desarrollo.
Una empresa que cuenta con una estrategia de negocio, en donde la tecnología sea un pilar estratégico del negocio, es más probable que tenga éxito en comparación con aquellas que la siguen viendo como un mal necesario o un gasto.
Pero la tecnología es básica en función de que las empresas sean competitivas, te permite llegar mucho más rápido, conocer mejor a tu mercado y, en épocas de crisis, te posibilita ser más ágil para poder tener una continuidad operativa de manera segura.
Algunas compañías de ciertos sectores han salido mucho más afectadas por no tener la capacidad reactiva para poder responder a esta pandemia, muchas están en situación difícil o quebraron.

Hay seis pilares bajo los cuales fundamentamos hacia dónde tienen que ir las TI:
1. La tecnología debe estar totalmente orientada a la habilitación de servicios que aumenten la velocidad de respuesta al mercado.
2. Las inversiones que se hagan en TI deben ser más dinámicas y dejar de ser las grandes cajas negras. Deben desarrollarse proyectos que se autofondeen con base en los beneficios generados.
3. Tener una fuerza de trabajo flexible. Es fundamental armar equipos integrales y que generen soluciones en conjunto, incluyendo habilidades de negocio, técnicas y virtuales.
4. Los modelos de entrega de servicios tecnológicos tienen que cambiar, estos deben ser más ágiles y automatizados.
5. La información debe ser un activo de la empresa. La inteligencia y analítica de la información como ventaja competitiva.
6. Brindar los servicios tecnológicos bajo un entorno que genere confianza y seguridad.
Algunas de las tendencias que vemos en el sector son el crecimiento de los servicios digitales y en la nube, arquitecturas tecnológicas con capacidad de ser escalables y abiertas, soporte a las cadenas de valor con distintos enfoques de negocio basado en la robotización, inteligencia artificial, analítica basada en big data y reforzamiento continuo en temas de ciberseguridad, por mencionar algunas.
Para el 2021 esperamos un periodo de recuperación. Vemos que habrá más empresas que se apalanquen mucho más en la tecnología, las inversiones aumentarán y estarán orientadas a hacer más productivos y seguros a los equipos y a las empresas.
Las organizaciones deben preocuparse menos por operar tecnología y más por habilitarla; estaremos más globalizados y habrá más colaboración. El sector de TI debe estar más orientado a generar mucho más valor al negocio, el cual pueda ser capitalizado rápidamente y ser sustentable.


MÁS INFORMACIÓN
Andrés Aldama
Socio de CIO Advisory de KPMG en México
www.delineandoestrategias.com

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas