Advertising

Coahuila

Aumentando la competitividad del Capital Humano

Por Norberto Coronado . Enero 2021

Como ya sabemos, los Recursos Humanos son el conjunto de personas que se emplean o colaboran en una organización; mismos que son la base, el espíritu o la parte más importante de cualquier entidad, ya que a través de ellos las empresas pueden cumplir con su misión y su visión.

Hoy en día, las empresas deben ser totalmente conscientes que se debe implementar la estrategia organizacional a través de las personas, quienes son consideradas como los únicos recursos vivos y eficaces capaces de llevar al éxito y enfrentar los desafíos que día a día se perciben en la competencia mundial. 

Es imprescindible resaltar que no se administran recursos humanos, sino que se administra a través de las personas, viéndolas como agentes de cambio, proactivos dotados de inteligencia, innovación y creatividad.

Respecto a la competitividad, esta se define como la capacidad de aprovechar al máximo las “competencias”, es decir, el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que permiten a una persona desarrollar una actividad exitosamente al superar continuamente el reto al cambio. 

Visto de otra manera, la competitividad se vincula a la capacidad de conseguir el bienestar de todos los involucrados en el proceso de transformación y, por lo tanto, está determinada por el nivel de productividad de cualquier empresa, es un compromiso con la calidad y la eficiencia, así como el cuidado de los recursos que las organizaciones ponen en sus manos.

Es un desafío que se establece para alcanzar objetivos tanto personales, grupales y organizacionales. En el mundo globalizado en el que nos encontramos, es necesario valerse de todas las herramientas disponibles para competir en un mercado donde las ofertas provienen de todos los rincones del planeta y comprenden bienes y servicios similares o idénticos a los que nuestras empresas pueden ofrecer.

Vivimos tiempos complicados, por lo que la ventaja competitiva debe ser el crecimiento y desarrollo de sus colaboradores, por lo que cada empresa debe ocuparse de proporcionar a todo el personal las herramientas suficientes para sortear de manera adecuada esta difícil situación.

Cabe destacar que primero hay enfocarse en las habilidades blandas y la inteligencia emocional, ya que partiendo de ahí se pueden construir todas las habilidades técnicas, pues si las personas no están dispuestas a ejercer los cambios necesarios y a aplicar los conocimientos adquiridos, la capacitación se convertirá en un gasto y no en una inversión.

También se debe reconocer que si no se cuenta con un buen liderazgo o con un convencimiento de trabajar con y no a través de las personas, lo más seguro es que la competitividad se pierda ya que nadie querrá hacer cosas por una organización que no se preocupa por ellos.

Pero se debe entender que el crecimiento y desarrollo debe ser un interés genuino de cada empleado, ya que no todo depende de las organizaciones, así que hay que dejar de victimizarse y poner manos a la obra pues lo que no hagas por ti, nadie mas lo hará.

La única forma de lograr un desempeño adecuado es una comunión entre empresa-trabajador con la única intención de seguir presentes en el mercado buscando alinear los objetivos personales y los organizacionales, ya que esto redituará una verdadera competitividad que a su vez se traducirán en mayores márgenes de utilidad.

Es momento de hacer lo que a cada quien le toca, enfocarse en la responsabilidad y compromiso de cada una de las partes y hacer del trabajo una verdadera oportunidad para alcanzar una mejor calidad de vida.

 

 

MÁS INFORMACIÓN:

Nombre: Norberto Coronado

Cargo: Relaciones laborales

Empresa: Seats de México

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas