Advertising

Guanajuato

2021 promete un año activo para el sector inmobiliario

Por Andrés Lomelín . Enero 2021

El 2020 fue atípico, el año que termina nos dejó sacudidos, con paradigmas rotos y nuevas perspectivas, aprendizajes y dinámicas distintas, pero sobre todo con importantes retos para este 2021. La flexibilidad y velocidad de adaptación destacan como principios fundamentales para la recuperación y valores como la empatía y responsabilidad social, que encontramos al centro de la identidad corporativa de las empresas, tomaron una nueva dimensión.

El sector inmobiliario no fue una excepción al impacto de la pandemia, el bicho pasó factura a todos los sectores del mercado, y a medida que avanzaba el año ya no solo era lo duro, sino lo tupido. Conversaciones en torno a la renegociación de contratos, condonación o diferimiento de rentas, consolidaciones, reubicaciones, reestructuraciones y terminaciones anticipadas fueron protagónicas en el quehacer diario de especialistas en casi todas las mesas, premiando la flexibilidad y el reconocimiento empático de la situación y fortaleciendo muchas sociedades entre arrendadores y arrendatarios que entendieron la relación simbiótica que comparten.

En torno al mercado industrial, el impacto ha sido diferenciado por sector y por región, siendo el automotriz el que se llevó la peor parte y, por lo tanto, el Bajío la zona geográfica con la afectación más aguda. En contraste, el sector logístico registró crecimiento a nivel nacional y mercados como Monterrey y Tijuana han mostrado mayor velocidad de recuperación.

Se asoma una reactivación gradual de la actividad manufacturera automotriz, lo que ilusiona a los mercados del Bajío y norte del país. Proyectos en standby que retoman tracción, múltiples expansiones anunciadas para arrancar en el primer semestre del 2021 y un número considerable de proyectos nuevos en etapa exploratoria nos prometen un año activo, con oportunidades para las empresas, equipos y profesionales que estén preparados para tomarlas. La crisis actual incrementó las discusiones en torno al onshore y nearshore anticipando una posible reestructuración de la cadena de suministro en el sector automotriz, que pone a nuestro país en una posición ideal para recibir nuevos proyectos.

El sector logístico, potencializado por los crecientes requerimientos del e-commerce, sigue representando la mayor proyección de crecimiento, anclado en las demandas de espacios big box para distribución y amplias redes de fullmillment centers para solventar la complejidad que representa la famosa última milla, aseguran mucho trabajo para los desarrolladores con ubicaciones estratégicas y un producto especializado, a la vez que una oportunidad de cambiar la vocación de inmuebles bien localizados y subaprovechados.

Un sector relativamente pequeño, que se espera continúe creciendo en 2021, es el de los data centers, un jugador distinto y muy demandante que ha visto en el Bajío un lugar no solo deseable sino ideal. 

La llegada de estos gigantes de la tecnología ha premiado a desarrolladores que tienen bien resueltos temas de capacidad e infraestructura eléctrica y de fibra óptica, a la vez que han puesto en evidencia las carencias de la infraestructura pública y los retos que esto presenta en ambos sectores para continuar siendo competitivos.

Soluciones de generación de energía en sitio con distintas tecnologías son exploradas con mayor frecuencia y seriedad, al representar alternativas confiables y, a la vez, eficientes en costo. 

Estamos listos y motivados para arrancar el 2021 conscientes de los retos y tendencias, expectantes de encontrar oportunidades de agregar valor y colaborar con ustedes, distinguidos lectores. 

Esperamos que se continúen dando sinergias e inversiones conjuntas entre jugadores locales y grandes multinacionales para mantenerse competitivos y a la altura de proyectos demandantes y sofisticados.

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas