Advertising

Querétaro

Prettl, la planta que asumió el reto de producir 500 ventiladores para atender la pandemia

Por Víctor Vázquez. Marzo 2021

Durante la primera fase de la pandemia generada por el Covid-19, en la primavera de 2020, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología se propuso articular capacidades con empresas y centros de investigación para producir ventiladores médicos en México

A partir de un diseño abierto, compartido por el Massachusets Institute of Technology (MIT) y adaptado por el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi), se logró el modelo Ehécatl 4T, el cual, debido al avance del virus en el país, debía producirse lo más pronto posible.

Fue entonces que una empresa asentada en Querétaro asumió el reto de ensamblar en tiempo récord los dispositivos: Prettl de México.

 

LA ODISEA

El desafío era importante, reconoció en entrevista Daniel Romero Torres, CEO Coils & Components de esta compañía de origen alemán; sin embargo, en cuanto tuvieron la propuesta no dudaron en aceptarla, aseguró. 

“Este tipo de proyectos tienen un desarrollo de tres a cinco años y la realidad es que nosotros, a través de Clúster Automotriz Estado de México [al que pertenecen] y con todas las empresas involucradas, lo resolvimos en cuatro meses, la verdad que fue un tiempo récord”. 

Elisa Crespo, presidenta ejecutiva del referido Clúster, fue quien invitó directamente a Prettl al proyecto. “Ella, conociendo el know how y el core business que tenemos, así como el hecho de que nos especializamos en ensambles complicados y difíciles, pues pensó que sería una buena aportación la nuestra”, añadió Romero Torres.

Sin embargo, al diseño del MIT aún le faltaban detalles; a decir del directivo, el prototipo aún estaba en etapa “académica” y debían hacerse ajustes. 

Fue entonces que la compañía Dassault Systèmes se unió al desafío para hacerse cargo de las simulaciones y los desarrollos 3D de los componentes, mientras que el Grupo Industrial Innovax tomó la responsabilidad de localizar la proveeduría, recordó el entrevistado. 

“Nosotros nos quedamos con el ensamble. Las instalaciones del Cidesi en Querétaro deciden tomar el proyecto y empezamos a desarrollarlo con ellos”, detalló. 

David López, encargado del área de ingeniería en Prettl de México, contó que los primeros pasos que dieron en este proyecto los realizaron desde el confinamiento. Seis miembros del equipo de ingenieros de la compañía queretana hicieron 22 revisiones para poder dar paso a la manufactura de los respiradores.

“Recibimos los 3D. Había de 260 a 300 componentes que había que ensamblar y había que diseñar un proceso para ello. Es un producto que pesaba aproximadamente 85 kilos, sin la parte de control, y era diseñarlo para que [lo elaboraran] personas de 1.50, 1.60 [metros de altura], todas mujeres”, explicó.

Raúl Plata, gerente de capital humano de esta empresa, compartió que otro reto fue la capacitación de sus trabajadoras para operar herramentales y piezas distintas a las que utilizan comúnmente. 

“Fue muy importante no contratar más personal, sino utilizar a las personas que ya teníamos. […] Sí tuvieron un poco de complicación por la parte ergonómica, pero ellas fueron capaces de hacerlo, y lo principal, hacerlo bien a la primera, no hubo reclamo en un solo ventilador por mal ensamble, lo cual es para enorgullecernos. Lo hicimos a la primera y lo hicimos bien”, añadió. Alrededor de 15 operadoras de Prettl trabajaron de manera directa en el proyecto y otros 25 colaboradores lo hicieron de forma indirecta.

Asimismo, y para garantizar la seguridad de los ventiladores, la compañía modificó un espacio de su planta en donde realizaron el ensamble, pues partículas suspendidas en el aire podrían afectar el funcionamiento del respirador.

Una vez que concretaron el reto de diseño y ensamble, los ingenieros de esta empresa debieron trabajar también en la creación de un empaque para los ventiladores, cuyo ensamble final ocurrió en Chihuahua, en las instalaciones de la empresa Safran Aerosystems (antes Zodiac Aerospace), pues esta ya contaba con la certificación y el visto bueno de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

 

FUTURO: NUEVAS LÍNEAS DE NEGOCIO

Actualmente, la planta de Prettl de México, ubicada en el municipio de Corregidora, Querétaro, produce coils, sensores de oxígeno y ensamble de placas portaescobillas para motores eléctricos, los cuales suministran a clientes globales como Bosch y otras empresas del sector automotriz. 

Sin embargo, la experiencia adquirida en el desarrollo de estos ventiladores los ha llevado a considerar el trabajo con otras industrias.

“En el corto plazo estamos ateniendo otra línea de negocio. Estamos trabajando fuertemente con nuevos clientes para poder traer nuevos productos, aunque todavía no puedo anunciarlos”, refirió el CEO. Esta locación queretana cuenta con 241 colaboradores. 

Cabe destacar que la empresa alemana, a nivel mundial, cuenta con otras líneas de negocio además de la automotriz, estas son: electrónicos, energía, desarrollo estratégico y componentes y sistemas.

En México, la compañía se estableció en 1996 y a la fecha suma cinco compañías más, todas ubicadas en el Bajío

“En Querétaro tenemos cuatro plantas y una más en Guanajuato, en Comonfort, dedicada a la industria automotriz […] las otras son dedicadas a la línea blanca y a arneses también”, detalló Daniel Romero.

 

 + INFO  

Ubicación: Carretera Libre a Celaya, Km. 8.6. Fraccionamiento Industrial Balvanera C.P. 76908 Corregidora, Querétaro

Origen: alemán

Producto: coils, sensores de oxígeno y ensamble de placas portaescobillas para motores eléctricos

Teléfono: +52 (442) 192.9100

Correo electrónico: energy.latam@prettl.com

Web: https://www.prettl.com/

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas