Advertising

Estado de México/Puebla/Tlaxcala

JSP, líder en la producción de polipropileno expandido en México

Por Israel Molina. Junio 2020
JSP es una empresa japonesa que inició operaciones en México en 1997. Reconocida como compañía global, tiene presencia en todo el mundo enfocándose en la fortaleza regional. Aunque la tecnología es la misma, los materiales son locales, propios del continente donde se encuentra establecida la planta.

JSP México, ubicada en Toluca, Estado de México, se dedica a la elaboración de espumas plásticas llamadas poliproprileno expandido de marca ARPRO y también polietireno expandido con nombre de marca ARPAK. Estos dos son materiales muy reciclables.

Tienen diversas aplicaciones, sin embargo, el sector automotriz es el principal consumidor, principalmente para los bompers, protecciones de impacto laterales, porta herramientas, refuerzos de paneles e instrumentos, retrovisores, canales de aire acondicionado, el alma del asiento, almas de respaldo de asientos. Parte de niveladores de cajuela, asientos de protección para niños. Consolas y también protectores de impacto para la cabeza, descansa cabeza, entre otros.

Y otras aplicaciones no automotrices como en empaque, carcasas para aire acondicionado, cascos, entre otras.

Ramiro Escobedo, director general de JSP en México, comentó que “al ser una espuma plástica, es muy ligera, en los autos lo que se busca es que estos sean ligero y que se reduzca peso. Siempre con fuerza estructural y muy resistente, nuestras espumas sirven también como aislante térmico y acústico. Además, flota para aplicaciones marítimas. Es 100% reciclable”.

Decidieron instalarse en el Estado de México por el abastecimiento de agua y posición geográfica privilegiada. Cuando comenzaron, sus clientes principales eran Nissan, Ford y GM, por mencionar algunos. Al final de cuentas ha ido creciendo la entidad con conexiones carreteras. No venden directamente a las armadoras, son una empresa que surte a proveedores de la industria automotriz.

“No exportamos directamente porque sería muy difícil y muy caro, por eso nos concentramos solo en clientes en México que proveen a armadoras. Hay plantas de JSP que surten a empresas locales en otros países y continentes”, agregó Escobedo.

Otra de las aplicaciones son empaques reusables, dunnage, charolas aplicables, que sirven para guardar partes automotrices y enviar de proveedor a armadora las piezas a ensamblar para que no se maltrate. Son cajas que no pesan, muy fáciles de manipular, tienen la forma de la pieza y se puede apilar. El empaque va rotando entre armadora y proveedor. Cuando el cliente requiere otro molde, reciclamos y nos hacemos cargo de la vida del producto.

La planta en el Estado de México destaca como la de mayor crecimiento junto con las de China. Del 2010 al 2018, esta fábrica registró un crecimiento anual de entre el 15 y 20 por ciento..

“Estamos innovando en aplicaciones. Acabamos de sacar un empaque nuevo con material ARPRO con retardante de flama que en caso de un incendio detiene el fuego y tarda mucho tiempo en prender, protegiendo la pieza o el material guardado. Igual estamos elaborando placas que el cliente en vez de moldear, la corta y la maquila de acuerdo a su necesidad”.

Ramiro Escobedo finalizó diciendo que abarcan más del 80% del mercado mexicano por ser un material muy flexible y que JSP ayuda en el diseño de las aplicaciones para hacer trajes a la medida de acuerdo a las necesidades o requerimientos de cada cliente.

https://www.jsp.com

Advertising

Te puede interesar

Ediciones Impresas