Durante los próximos años México logrará tener una producción de vehículos relativamente estable, esto causado por el entorno internacional, destacó Guido Vildozo, socio director de vehículos ligeros en IHS Markit.


Resaltó que para el próximo año visualizan una contracción en la producción automotriz, por lo que considera necesario el acercamiento al gobierno y crear estrategias de impulso al mercado interno, ya que la meta de fabricar 5 millones de unidades que se había fijado el sector, será difícil de alcanzar, además estimó que la producción de vehículos ligeros se estancará entre 3.7 y 3.8 millones de unidades anuales en los próximos 4 años.


Además, mencionó la importancia que genera el consumidor para la producción interna, por lo tanto, si el consumidor no compra vehículos la fabricación de estos va a la baja.


“Hay dos puntos de impacto rápido con el consumidor. Uno de ellos es obviamente los intereses para el financiamiento de vehículos, los cuales son algo elevados comparados con los que hemos tenido a lo largo de los últimos años, estamos bordeando el 13% o 15%, hay que entender lo importante que es el poder llegar a un 9% u 11% para que sea atractivo para el consumidor. El segundo punto es de parte del gobierno, el tema impositivo, se deben revisar algunos de los impuestos que pagan los vehículos. Puede ser que algunas unidades producidas nacionalmente se beneficien o incluso los de gama inferior se puedan beneficiar también de alguna reducción impositiva, y esto pueda permitir acelerar el mercado”, apuntó Guido.


Por último, apuntó que él no considera la política de diversificar exportaciones la más adecuada, ya que tendría impacto en un periodo de 3 años en adelante y es necesaria la reactivación del mercado en el 2020. Por lo que el mercado interno sí puede estimular de manera directa con financiamiento subsidiado o intereses más bajos o reducir impuestos, temas que sean atractivos para el consumidor y permitan mayores ventas en el mercado local.